Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Una furgoneta blanca para enfrente de un refugio: la cámara de vigilancia graba la crueldad que sucede

furgoneta blanca
© Unsplash

Los responsables del refugio encontraron a dos perros atados a un poste junto a las puertas del recinto. Se busca al dueño de la furgoneta para acusarle de un delito de abandono animal. Dejar a los perros junto a una protectora no exime a nadie del delito.

Por Jose Manuel Cano, 13 may. 2019

Abandona a dos perros a las puertas de una protectora

Una vez más, nos llega una noticia de lo más triste que queremos compartir con vosotros para intentar concienciar de la verdadera labor de los refugios animales. Los ciudadanos deben ser consecuentes con la responsabilidad que conlleva adoptar un animal por una simple razón: no hay excusa para echarse atrás. 

En este sentido, los 'arrepentidos' también deben saber que las protectoras de animales no son residencias ni orfanatos en los que pueden dejar en acogida a sus mascotas. Nada de eso. La noticia en cuestión nos llega esta vez desde la localidad barcelonesa de Parets el Vallés. Allí, las cámaras de vigilancia de una protectora animal grabaron en mitad de la noche a una furgoneta blanca que se detuvo justo a las puertas de sus instalaciones. 

Del vehículo descendió una persona con dos jóvenes perros a los que dejó atados allí mismo en un poste para marcharse inmediatamente a continuación. "Esta tarde al llegar al centro nos encontramos con estos dos pobres atados a un poste, con una nota. Los han traído en una furgoneta blanca, no se han cortado a la hora de abandonarlos delante de las cámaras que estaban grabando", denunció la Asociación Protectora de Animales de Parets en una nota hecha pública en redes sociales. 

La protectora ha puesto el caso en manos de las autoridades para intentar identificar al dueño de la furgoneta y acusarlo de un delito de abandono animal.

"Vamos a abrir las correspondientes diligencias", anunciaron desde la Asociación 

Abandonar junto a un refugio no exime del delito

En cualquier caso, este tema nos enfada especialmente porque parece partir de una concepción errónea que muchas personas tienen acerca de los refugios animales. Un refugio es una instalación que sirve como espacio de acogida de animales sin hogar, perdidos o abandonados, en su mayoría perros y gatos -aunque también tienen cabida otras muchas especies-, que normalmente busca que el animal sea adoptado por un nuevo propietario, aunque se puede enviar a otra instalación, como un santuario, o sacrificarlo por motivos de salud o imposibilidad de manutención.

Esta protectoras se rigen por un principio claro y simple: el respeto a la dignidad del animal. Ahora bien, las ayudas que reciben suelen ser de voluntarios que acogen temporalmente a los animales y que colaboran de diversas maneras, ya sea haciéndose socios, mediante donativos económicos o materiales, participando en actividades, divulgando información o apadrinando a los animales. ¿Qué queremos decir con esto? Que los recursos de estas protectoras son muy limitados y que, ni mucho menos, se trata de un paraíso para los animales abandonados

"Aunque mucha gente crea que sí, una protectora no es un banco. En nuestro caso es voluntariado 100%, nadie cobra un euro, nuestros únicos ingresos son una subvención del Ayuntamiento de Parets, nuestro grupo de 'teaming' y las donaciones de gente con corazón, lo que nos mantiene vivos para seguir adelante", recuerda la asociación en la que fueron abandonados estos dos perritos. 

Por ello, queremos recordar que abandonar a un animal junto a un refugio nunca será un motivo para sentirse mejor con uno mismo, sino todo lo contrario. "La gente que pasa por problemas económicos y lo primero que piensa es en dejar de forma ruin y tramposa a su perro sin dar la cara y dejándolo atado a un poste, se merece que todo le vaya peor", explica la protectora.

En cuanto a estos dos pequeños, si alguien quiere interesarse y colaborar, os dejamos en este enlace del grupo de 'teaming' de la protectora en la que aparece un número de cuenta en la que poder realizar donaciones. "Gracias. Seguimos adelante", finalizan desde la asociación.