Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Encuentra un perro raquítico, lo mira de cerca y se percata de cuanto se había equivocado

perro raquítico
© Wamiz

Al llamar a los servicios de emergencia constatan que el perro se encuentra en un estado deplorable. Gracias a sus rescatadores, esta hembra bautizada como Princesa ha tenido una segunda oportunidad en la vida. 

Por Jose Manuel Cano Publicado el 16 may. 2019

Un perro muy enfermo

Una increíble transformación. Sharon Bertozzi encontró a una pobre perra acurrucada y raquítica junto a la puerta de su casa, en California. Era un auténtico saco de huesos y piel. El animal parecía deshidratado, hambriento y era evidente que sufría una enfermedad cutánea bastante severa, probablemente tiña. Su piel parecía muy dañada por una enfermedad causada por los ácaros.

"Dolía el corazón solo con verla. Era una perra muy vieja y enferma", aseguró esta mujer en su cuenta personal de Facebook, donde igualmente relató que se encontraba escondido detrás de uno de los jarrones de su jardín.  

La perra se mantuvo en esa misma posición durante cuatro horas, por lo que Sharon se dio cuenta de que había que actuar para salvarla y llamó a los Servicios de Animales de su ciudad, Folsom, en Estados Unidos, y los servicios de emergencia lo trasladaron al Centro de Rescate de Gold Country, donde se dieron cuenta del increíble hallazgo: no se trataba de una perra... ¡era una coyote! No lo supieron hasta que limpiaron y cortaron su pelo enredado.

 

Fue la voluntaria Sallysue Stein quien hizo la revelación que nadie esperaba: "Primero pensamos que era un perro viejo muy enfermo, pero tras examinarlo con detenimiento en una nueva revisión nos dimos cuenta de que realmente era un coyote joven que sufría un caso grave de tiña. Fue rescatado y transportado al Centro de Rescate, le pusieron un bozal por seguridad y le administraron medicamentos para ser posteriormente evaluada".

¡Creció muy rápidamente!

La coyote fue bautizada como Princesa y su evolución resultó asombrosa gracias a la ayuda de sus rescatadores. Con un solo baño le quitaron la suciedad adherida a su pelaje y a su piel y, rápidamente, comenzó a dar muestras de tener mucha energía y a alimentarse por sí misma. Sus cuidadores le administraron el correspondiente tratamiento para su caso de sarna crónica, que causa pérdida de cabello, picor e irritación cutánea. 

 

Finalmente, Princess fue llevada al centro Sierra Wildlife Rescue una vez recuperada, donde convivió con otros coyotes jóvenes de una manada con los que se relacionó perfectamente antes de ser liberada en la naturaleza en una parcela de 3.000 metros cuadrados junto a otros dos coyotes más. 

Solo hay que comprobar lo feliz que es ahora en comparación con el deplorable estado en el que fue encontrada. En casos como estos vemos la importancia de los refugios y los rescates.