Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Un perrito que nadie quería se convierte en un reputado detective de perros y gatos (Vídeo)

perro detective © Facebook - The Pet Detectives

Colin Butcher, un ex policía retirado, buscaba un compañero canino cuando creó su propia agencia de detectives para mascotas. Él descubrió a Molly, una cocker spaniel negra abandonada e indeseada en una página web de venta de mascotas.

Por Jose Manuel Cano, 23 may. 2019

Molly, la 'pet detective'

Nos llega una de esas historia que nos encanta contar, sobre todo porque resultan tan felices como sorprendentes a la vez. Colin Butcher es un ex policía que, tras su retirada después de 30 años de servicio como investigador, levantó su propia agencia de detectives para mascotas y encontró como compañera a Molly, una cocker spaniel negra de cuatro años que había sido abandonada y a la que se anunciaba en una página de venta de mascotas sin que nadie se interesase por ella. 

Nada más adoptarla, Colin rápidamente se dio cuenta de lo inteligente y cautivadora que era aquella perrita, quien pronto se convirtió en una importante compañera canina de su equipo de investigación. 

Una pareja de detectives lista para trabajar

El sentido del olfato, la tenacidad y la inteligencia de Molly se combinan con las habilidades detectivescas de Colin, conformando una pareja perfecta a la hora de resolver los casos que se les ponen por delante. No les llevó mucho tiempo, una vez que Molly estuvo superó un intenso periodo de entrenamiento de seis meses, comenzar a tener éxito en sus investigaciones a la hora de localizar gatos perdidos, entre otros muchos casos.

El equipo que conforma la Agencia de Detectives de Mascotas se ha destacado como líder del mercado en la investigación de delitos contra animales y cada año recupera más perros y gatos robados y desaparecidos que cualquiera de las fuerzas policiales del Reino Unido. 

Su especialidad: los gatos perdidos

Colin vivió su primer caso en 1994, cuando se desempeñaba como sargento detective de la Policía de Surrey. Por aquel entonces, recuperó dos cachorros de pastor alemán robados de las perreras de un criador.

En cuanto a Molly, hay un caso que marcó su 'carrera': la desaparición del gato de Marcela Viscardi, una importante ejecutiva de medios de la ciudad británica de Devon, quien perdió a su gato, llamado Tom, tras ser arrollado por un coche. La perra logró dar con el paradero del minino herido 48 horas después. El gato se encontraba en una casa cercana al lugar en el que fue atropellado. Estaba al cuidado de una pareja de ancianos que no habría logrado salvarle la vida. "El gato tenía una derrame interno y necesitaba ser operada de una fractura en la pata. Sin cirugía no habría sobrevivido 24 horas más. Menos mal que Molly lo encontró", recuerda Colin.

Desde entonces, Molly se ha convertido en una pieza fundamental del equipo de Colin, con quien vive muchas aventuras maravillosas

La metodología de trabajo es muy similar en todos sus casos. Inicialmente, la perra detective se encarga de inhalar el olor del gato perdido o del aroma que desprende su cama. Es su forma de identificarlo antes de comenzar a rastrear. Incansable, se mueve olfateando de lado a lado -como suelen hacer los cocker spaniels cuando siguen un rastro-, cubriendo una gran área de terreno. Una vez que encuentra al gato perdido, Molly recibe como premio una merecida recompensa: sus bocadillos favoritos con sabor a pudín negro, un tipo de salchicha de sangre de cerdo muy típica del Reino Unido. 

Molly fue entrenada por la organización caritativa pionera Medical Detection Dogs para detectar gatos perdidos y atrapados mediante el uso de reconocimiento de coincidencia de olores (cada gato tiene una firma de olor única) y es el único perro en el Reino Unido que puede hacer esto. Su increíble sentido del olfato permite realizar búsquedas en un área muy amplia, lo que aumenta la probabilidad de que un gato perdido se encuentre mucho más pronto y vivo. 

Muchos gatos perdidos se reencuentran con sus dueños

Colin creó esta compañía de detectives de mascotas cinco años atrás, en Guildford Surrey, y hasta la fecha, estos detectives de mascotas del Reino Unido han resuelto casi 100 casos de gatos perdidos. Evidentemente, muchos de estos mininos se han reunido con sus propietarios tras pasar auténticas calamidades. Su agencia también ofrece un servicio para rastrear gatos que han sido robados, con gran éxito por cierto.

"Mi agencia recibe alrededor de 30 llamadas cada semana alertando sobre gatos perdidos", comenta el propio Colin al Daily Express

Tienen una gran experiencia en labores de investigación. Según informa su página oficial de Facebook, Colin Butcher y su equipo de Pet Detectives UKPD llevan más de diez años  recuperando perros, gatos y otros animales perdidos. Con más de 30 años de experiencia como investigador en la policía, este hombre ha encontrado la especialidad en su labor como detective privado y, más recientemente, como detective de mascotas a lo largo de la última década.

En su equipo hay especialistas en comportamiento animal, expertos en vigilancia y por supuesto Molly, "el único perro de detección de gatos del Reino Unido"

En su amplia labor, también investigan falsos centros de rescate de falsas organizaciones de caridad animal y trabajan en estrecha colaboración con las fuerzas policiales de Gran Bretaña para hacer frente a los delitos contra los animales.

Como inspector de la policía de Surrey, Colin recibió un prestigioso galardón de los comisarios por sus destacadas contribuciones en el avance del Departamento de Investigación Criminal. Su conocimiento y experiencia en la investigación de delitos graves ha sido crucial cuando se trataba de investigaciones más complejas, como las demandas de rescate, el fraude de caridad de mascotas y los asesinatos de animales.

Una novela narra las aventuras de este dúo detective

Molly es el único perro del Reino Unido especializado en la detección de gatos perdidos. Quizás por ello ahora es la protagonista de una novela, 'Molly & Me', escrita por su amado dueño. En esta obra de 384 páginas se cuenta la increíble historia completa de esta perra detective que llegó a la vida de Colin tras superar un pasado de lo más problemático. El propio autor muestra al lector en primera persona lo inteligente que puede llegar a ser un perro convertido en detective privado. 

Ambos, Colin y Molly, tienen ahora un nuevo propósito y un papel prioritario en la vida. Su historia nos resulta encantadora y al mismo tiempo inspiradora.