Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Deja que su hija vaya a pasear al perro: de repente, escucha las sirenas de la policía

niña paseando perro © Youtube

¿Qué pasa cuando un niño sale a pasear solo con su perro? Normalmente no ocurre nada pero hoy nos hemos tomado con un relato que incluye a una niña, a su perro y a la policía. 

Por Vanessa Parapar, 27 may. 2019

Una niña de 8 años y su hermano de 17 años llevaban mucho tiempo intentado convencer a su madre, Corey Widen, para que esta les dejase adoptar a un perro. A pesar de las ansias de los pequeños, su mamá no estaba dispuesta a ceder antes tal capricho. 

Sin embargo, Corey terminó aceptando los deseos de los más pequeños dejándoles adoptar un cachorro. La única condición impuesta por la madre era manejar las responsabilidades que conlleva la adopción de un animal. Un ''contrato'' verbal que los hijos aceptaron sin problema alguno puesto que ambos llevaban mucho tiempo soñando con tener una mascota. 

Un paseo que salió muy mal 

Entre las responsabilidades que supone tener un perro se encuentra la de sacarlo a pasear. Los pequeños retoños de Corey aceptaron la misión de salir a pasear con el cachorro y su mamá cedió encantada. Pero lo que ninguna de las partes había imaginado fue lo que sucedió durante el paseo. 

Dorothy, que ahora tiene 8 años, sacó a pasear a su perro Marshmallow alrededor de la casa. Un acto que causó una gran preocupación en los vecinos que vieron a la pequeña sola con su mascota por la calle, y llamaron a la policía. Para ellos no era normal que una niña fuera sola y sin vigilancia con un perro.

La denuncia tuvo lugar hace tres años cuando Dorothy tenía a penas 5 años. 

Corey se asustó mucho cuando escuchó las sirenas de policía rodear su casa puesto que pensaba que algo le había pasado a su hija durante el paseo. Algo alejado de la realidad puesto que Dorothy y el perro se encontraban en perfecto estado

Una investigación abierta

La madre de Dorothy jamás hubiese imaginado que un simple paseo terminaría en una investigación policial. Los agentes llegaron a casa de Corey y se dieron cuenta de que todo estaba bien dando por zanjado el asunto. 

Los vecinos no están contentos

Tres años después de la denuncia, la noticia sale de nuevo a la luz puesto que los vecinos de Corey manifestaron su descontento con la decisión de la policía poniéndose en contacto con el Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois.

Conmocionada y desbordada por el asunto, Corey decidió contratar a un abogado que la ayudase a gestionar el problema: "Puedes acusarme de muchas cosas, pero no de la falta de supervisión de mis hijos. Mi vida gira en torno a ellos.''