Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Escucha a su gato maullando sin parar, cuando comprende por qué llama corriendo a los bomberos (Vídeo)

gato debajo del coche © Wamiz

Karen Cole se encontró con una situación de lo más agobiante gracias a la alerta inesperada de su gato. Al examinar su vehículo se dio cuenta de que tenía que avisar a los bomberos de forma inmediata.

Por Jose Manuel Cano, 30 may. 2019

¿Qué le ocurre al gato?

Curiosa noticia la que nos llega desde Estados Unidos, concretamente desde la ciudad de Birmingham, en el estado de Alabama. Hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que, a veces, la famosa 'enemistad' que suele darse entre perros y gatos puede servir para salvar vidas. 

Hoy conocemos al gato de Karen Cole, un felino de lo más avispado que se convirtió, sin quererlo, en el salvador improvisado de una intrépida perra callejera de la zona residencial en la que vive.  

Los hechos tuvieron lugar hace unos días, cuando esta mujer, Karen, residente en Alabama, escuchó a su gato aullar de forma insistente en el exterior de su casa. Extrañada por el enfado de su pequeño amigo, salió a la calle para ver qué sucedía y rápidamente apreció que el minino únicamente le prestaba atención al coche de la familia, un Lincoln que estaba aparcado fuera. 

¿Qué le ocurría? Karen examinó el coche con detenimiento y, cuando abrió el capó, no pudieron más que temblarle las piernas: había una perra atrapada en el interior del vehículo, justo debajo del motor. La mujer ya había visto a esa perra callejera deambulando cerca de su casa unas horas antes, pero no le prestó mayor atención hasta que escuchó a su gato quejarse en el rellano.  

Una perra demasiado aventurera

La perra estaba atascada en el coche y parecía imposible sacarla de allí sin ayuda. Sin dudarlo, Karen llamó directamente a los bomberos para explicarles la grave situación a la que tenía que hacer frente. 

Varios efectivos del departamento de bomberos se personaron en su casa y rápidamente se dieron cuenta de que el rescate sería más complejo de lo inicialmente esperado. Incluso tras extraer algunas piezas del coche, resultaba imposible sacar a la perra. No obstante, ella no parecía demasiado preocupada, por lo que todos mantuvieron la calma en busca de nuevas soluciones. Finalmente, fue la propia perra la que logró salir retorciéndose por debajo del capó

La perrita, a la que bautizaron como Pippi, fue posteriormente atendida en la Greater Humane Society de Birmingham, donde constataron que se encontraba perfectamente y ahora espera a una familia que quiera adoptarla de por vida.

 

"¡Pippi salió hoy en las noticias! ¡Ha conseguido liberarse tras estar atrapada bajo el capó de un Lincoln y ahora está preparada para su adopción en la Greater Birmingham Humane Society! ¡Es preciosa y busca una casa para siempre!", publicó Karen en su cuenta personal de Facebook junto a dos fotografías de la preciosa perrita.