Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Su perro la despierta en medio de la noche, en ese momento comienza su verdadera pesadilla

perro en la cama
© Pixabay

Una mujer estadounidense ha vivido la peor noche de su vida por culpa de su Rottweiler. Una historia que bien puede ser catalogada como de película de terror ðŸ˜±ðŸ˜±

Por Vanessa Parapar, 7 jun. 2019

Una noche como cualquier otra

Lisa Ryal estaba durmiendo en su caravana, situada en el condado de Pickens, cuando comenzó una auténtica pesadilla para ella. Su perro, un lindo Rottweiler, la despertó ladrando como nunca antes lo había hecho para darle la peor noticia de su vida. 

"El perro me despertó ladrando, pero no era su gemido habitual. Era un ladrido para llamar mi atención'', asegura Lisa aún compungida. Las palabras de esa mujer no quedan en una simple frase puesto que el drama entró en su vida y, consecuentemente en la de su perro por sorpresa. 

Un momento de pánico

Al darse cuenta de que algo no iba bien, Lisa saltó de la cama para inspeccionar su casa. ¿Cúal fue su sorpresa? La mujer descubrió en una milésima de segundo que su caravana estaba en llamas. Ante un hecho semejante, Lisa cogió el extintor para apagar el fuego, pero este no funcionaba. 

Con lágrimas en los ojos y todo el dolor de su corazón, la mujer salió de su casa junto a su perro dejando atrás todos los recuerdos de su vida. 

Lamentablemente, la mujer sufrió en el terrible incidente quemaduras de segundo grado mientras que su hermoso perro salió ileso físicamente del suceso. Un parte médico que deja patente que ambos han quedado traumatizados por las llamas. Aquí puedes ver cómo actuar ante un perro con miedo. Eso sí, Lisa da gracias a Dios porque las consecuencias del fuego podían haber sido peores. 

"Tuve suerte de que el perro estuviese allí para despertarme. Dios nos estaba cuidando porque podría haber sido mucho peor'', afirma la mujer. 

Ese día, Lisa y su familia perdieron absolutamente todo, pero gracias al coraje de su perro siguen vivos. Y eso es lo más importante. A pesar de que la historia ocurrió en el año 2017, aún sigue muy presente en la vida de Lisa y de su mascota Luger.