Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Le dio las llaves de su casa para que cuidase a sus perros pero ella planificaba algo terrible

cuidadora perros planifica algo terrible
© 6WBCR

Una mujer vio traicionada su confianza por la persona que le cuida a sus tres perros, pese a llevar seis años contando con sus servicios. Te contamos lo que sucedió. 

Por Lola Duarte, 19 jun. 2019

Shannon Isbell tiene tres perros y necesita una persona que le eche una mano de vez en cuando. Por eso, hace tiempo que se esmeró en buscar concienzudamente la mejor persona que cuidara de sus queridos perros. Y la encontró, o eso creía. De hecho, sus perros “la amaban”. Pero con el tiempo vio su confianza traicionada por esta persona: “Ella me robó”, declara esta mujer al medio de comunicación 6WBRC.

La cuidadora de sus perros le robó

“La cuidadora de mis perros ha trabajado para mí unos seis años. Ella era amable, atenta, receptiva y mis perros la adoraban. Le di una buena propina y la incluí en la lista de regalos de Navidad cada año. Incluso le pagué si tenía que cancelar en el último minuto. Envié flores a la funeraria cuando su madre murió. La traté bien”. Sin embargo, después de todo este tiempo “me traicionó”, lamenta en el canal 6WBRC.

Esta vecina americana tiene afán por los anillos. Cuando desapareció el de su madre al principio pensó que lo había perdido, como le hubiera ocurrido a cualquiera. Pero un tiempo después echó en falta otro, un anillo Alejandrita al que le tenía mucho aprecio. De hecho, entre la desaparición de uno y otro pasó un proceso de un año

Realizó un inventario de sus joyas

Un día su cuidadora de perros le propuso hacerles una sesión fotográfica a sus tres perros. La madre de Shannon también estuvo presente y… le escamó la actitud de la cuidadora. Ahí empezó a sospechar. “No pude dormir después de que mi madre me contara el extraño intercambio que tuvo con Jordan. Entonces, para tranquilizarme, me levanté para hacer un inventario de mis joyas.

Y cual fue su sorpresa cuando se dio cuenta de lo peor: no es que le faltaran un par de anillo, es que ¡faltaban miles de dólares en joyas! “Ya no se trata del valor económico, sino del gran valor sentimental que tienen para mí. Algunas joyas eran de mi abuelos”, cuenta Shannon Isbell.

Shannon quería estar segura de sus sospechas, así que contrató a una investigadora para cerciorarse. Esta investigación reveló que, la persona a la que había confiado el cuidado de sus perros durante seis años, había sido desalojada y que debía una gran cantidad de dinero relacionada con un accidente de tráfico. 

Finalmente, esta vecina americana optó por denunciarla ante la policía y presentar una denuncia. Y las sospechas terminaron por confirmarse: la policía le mostró un informe con docenas de artículos que la cuidadora había empeñado o vendido, y la mayoría eran de Shannon. Claramente la cuidadora de sus perros aprovechaba el estar con ellos para robarle en su propia casa y durante años. Por suerte, el daño solo fue material y trató siempre bien a los perros.