Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¡Impactante! Científicos británicos descubren la verdadera razón por la que los perros "nos ponen caritas"

perro carita de pena © Shutterstock

Toda la vida preguntándonos cómo es posible que los cachorros tengan esa adorable cara que nos derrite el alma. Hoy, los científicos nos dan la respuesta.

Por Cristina Ridao, 19 jun. 2019

Miradas de cachorro = amor

Cuando un cachorrito nos mira, cuando atisbamos esa carita, con esos ojos cristalinos... se nos rompe el corazón. Si tuviésemos que definir su expresión con una sola palabra sería: TERNURA. Siempre hemos pensado que esa mirada era totalmente inocente, un capricho de la naturaleza. Un regalo de la evolución que nos endulza la vida. Ahora resulta que no, que no es ningún regalo divino, sino el resultado de los más de 30.000 años de la domesticación del perro.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Dogs World Pics (@dogs_world_pics) on

La comunidad científica ha concluido que "la carita de no haber roto un plato" de los perros es el resultado del proceso de domesticación. Durante este tiempo, la preferencia por los cachorros que eran capaces de desarrollar esta expresión ha tenido un impacto en los músculos faciales de estos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Dogs World Pics (@dogs_world_pics) on

Con el paso de los años, nuestros amigos de cuatro patas han desarrollado nuevos músculos llamados 'levator anguli oculi medialis’ o ‘LAOM, en su versión abreviada.

"Son extremadamente buenos robando corazones", explicaba la Profesora Bridget Waller, directora del Centro para la Comparación y Evolución Psicológica de la Universidad de Portsmouth a el periódico The Guardian; y continuó: "Prestamos mucha atención a las caras, significan mucho para nosotros. Su expresión triste tiene un efecto en nosotros".

Una ventana al alma

Los perros han logrado perfeccionar esta expresión de tristeza levantando sus cejas usando sus "nuevos músculos", LOAM. Este ligero movimiento hace que sus ojos parezcan más grandes y la cara más parecida a la de un bebé. Sí, nos están manipulando un poco, la verdad...

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Julie Velluto (@elmstreetweirdos) on

Los científicos descubrieron estos músculos a través de la disección de seis perros (atención, que no cunda el pánico. Los perros no se sacrificaron para la investigación). Eran un labrador, un sabueso, un chihuahua, un pastor alemán, husky y un mestizo.