Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

La tiró al suelo y empezó a bajarse los pantalones: tenía cerrados los ojos cuando alguien apareció

perro raza pitbull salva mujer violación © Shutterstock

Hoy hemos querido rescatar un hecho acontecido en 2017 que vuelve a demostrar cómo un perro puede ser el compañero más fiel y leal que conozcamos en nuestra vida... 

Por Ismael G. Cabral, 27 jun. 2019

Un día cualquiera, un paseo cualquiera

Te resumirémos la historia antes de pasar a los detalles. Un intrépido cachorro de Pitbull salió a pasear con la novia de su compañero humano y acabó clavando sus colmillos en un hombre que intentó violar a la chica.

Me salvó la vida”, así se expresó en 2017 la protagonista del suceso, Maya Fairweather narrando lo sucedido al medio The Post. Una noche cerrada en Brooklyn (Nueva York), un depredador de mujeres... y un cachorro de cinco meses que resultó ser un héroe inesperado.

Ataque en el parque

Ella estaba en el apartamento de su novio, Carlos Guzmán, y decidió bajar al cachorro a la calle sobre las diez de la noche aquel día. Se puso los auriculares para escuchar música y dejó que se entretuviera correteando en el parque, en una zona acotada.

De repente sentí que alguien me arrancó los auriculares”, recuerda. “Pensé que era mi novio y sonreí al girarme. Me encontré con un hombre desconocido”.

Un extraño que la agarró por la chaqueta y la empujó al suelo. Acto seguido comenzó a bajarse los pantalones. “Cerré los ojos inmediatamente porque dicen que si ves su cara te pueden matar. Estaba aterrorizada”, recuerda Maya.

perro pitbull salva vida mujer violación
Las protagonistas de la historia, Maya Fairweather y la perra Apolo.©Brigitte Stelzer

El perro le salvó la vida

Apolo me ayudó. Vino corriendo y le mordió con fuerza en la pierna. Lo hizo con tanta ferocidad que el violador cayó al suelo gritando. Empezó a maldecir y yo aproveché para salir corriendo, algo que también hizo ella (la perra), junto a mí”, rememora.

De no haber sido por ella la historia hubiera sido mucho peor”, reconoce. Apolo nunca antes había mordido a nadie. Y... después del relato, obviamente, tampoco lo ha hecho. Solo empleó su fuerza en aquella ocasión, en aquella necesaria ocasión. Posiblemente salvó la vida a su amiga humana.