Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Los gatos se ponen celosos? Esto es lo que significa si tu gato empieza a ponerse territorial

gato celoso © Shutterstock

Siempre se ha dicho que los gatos son mascotas muy independientes, que ni sienten ni padecen, pero esto no es cierto. Los gatos expresan cómo se sienten, pero lo hacen de otra manera. ¿Qué ocurre cuando metes a otro animal en casa? ¿Se ponen celosos los gatos? Descubrimos las claves para saber qué siente tu amigo felino.

Por Jose Manuel Cano, 9 jul. 2019

No son celos, es instinto de supervivencia

En opinión de la mayoría de los expertos, es complicado definir los celos de los gatos, si es que realmente tienen este sentimiento. Para descubrirlo, hay que poner especial atención a la hora de observar su comportamiento ya que no pueden expresar sus sensaciones con palabras.

Lo que es seguro es que no se puede catalogar un estado emocional similar a lo que las personas definimos como celos, aunque sí puede decirse que las mascotas expresan un sentimiento de 'competición' con otro ser, ya sea humano, perro u otro gato, por algo que desea.

Este tipo de comportamiento se asocia a un instinto de supervivencia del animal. Es decir, puede decirse que el gato no es celoso -al menos no tanto como el perro-, sino que siente una especie de competencia por los recursos limitados que considera alcanzables, especialmente cuando se trata de un gato doméstico. 

Por este motivo, los gatos de interior son a veces tan territoriales. Se observa un sentimiento de posesión con sus platos de comida o con sus lugares favoritos para dormir. Los expertos creen que realmente quieren proteger lo que necesitan para sobrevivir. Y en este 'saco' también entramos los humanos. Los gatos nos consideran uno de sus principales sustentos de comida, refugio, atención y afecto y, como tales, no siempre quieren compartirnos.

Los 'celos' surgen cuando llega una nueva mascota a casa, un recién nacido o incluso personas adultas que están de paso

Las reacciones celosas

La manifestación de sus celos puede ser muy dispar. Algunos se muestran agresivos y ejercen mecanismos violentos contra quienes perciben como sus rivales; otros, sin embargo, muestran comportamientos más depresivos, se niegan a comer, orinan en sitios raros o pasan el día escondidos. También hay gatos que se muestran especialmente cariñosos, se ponen pegajosos, se suben encima y exigen constante atención.

¿Qué hacer con un gato 'celoso'?

Si aprecias un cambio de comportamiento en el gato, es recomendable que visites al veterinario para constatar que se trata de un problema emocional. Ahora bien, ¿qué es lo mejor que puedes hacer para devolverle su paz interior? Te damos cuatro consejos: 

  1. Sigue demostrándole cariño y atención. 
  2. No cambies su rutina. 
  3. Asegúrate de que sus recursos de 'supervivencia' (comida, agua, juego...) son abundantes. 
  4. Respeta su estatus pese a la llegada de una nueva mascota, que se siga sintiendo importante.

En este sentido, cuando una nueva mascota llega a casa, hay un pequeño truco para que se acostumbre que consiste en separar a los dos animales en estancias distintas durante unas horas y posteriormente intercambiar sus habitaciones. De esta forma, ambos saben que el otro está ahí porque se huelen y ya se van acostumbrando a compartir espacio sin que se produzca un choque demasiado estresante. 

Es cierto que todavía queda mucho por investigar en esta materia, pero nadie conoce a un gato como su propio dueño, por lo que si aprecias unos celos parecidos a los que suelen demostrar los perros, merece la pena controlar a tu amigo bigotudo y poner en práctica estos consejos. Todo lo que puedas hacer para ayudarlos a sentirse más cómodos será bienvenido. 

Escrito por: José Manuel Cano, periodista especializado en comportamiento y causa animal.

Fuente: Bustle, PetMD, Pet Place

Referencia: Programa 'The Doctors', emitido en el año 2015