Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Aceite de marihuana para calmar a los perros: la moda que llega de Estados Unidos

aceite cbd perros © Shutterstock

Resolvemos todas las dudas acerca del revolucionario aceite cbd para perros. ¿Es tan beneficioso como aseguran?

Por Jose Manuel Cano, 21 jul. 2019

El uso de aceites de la planta de cannabis ha aumentado de forma considerable en animales durante los últimos años. Cada vez son más los propietarios que recurren a estos productos para calmar a sus mascotas cuando estas sufren problemas de salud relacionados con epilepsias o artritis, por ejemplo. De hecho, cada vez hay más marcas comerciales que los comercializan. ¿Qué son exactamente estos productos? ¿Tienen contraindicaciones? Hoy resolvemos todas las incógnitas:

¿Qué es el aceite CBD para perros?

Es un aceite natural o extracto concentrado de las plantas de cannabis. Suelen fabricarse utilizando disolventes que actúan sobre el cannabis extrayendo una solución esencial. Finalmente, los disolventes se evaporan y el concentrado oleoso resultante es lo que denominamos CBD. 

Cuatro nociones básicas sobre este producto

  1. Lo esencial es saber que estos productos no son tóxicos y que los perros no pueden sufrir sobredosis por su consumo siempre y cuando no contengan THC. El tetrahidrocannabinol (THC) tiene un efecto más potente en animales que en humanos, por lo que puede poner en serio riesgo su salud produciendo efectos psicoactivos, daños irreversibles en el hígado e incluso la muerte. Así que ya sabes, la regla de oro: sí al aceite de CBD, pero NUNCA con THC.
  2. Los beneficios aumentan a medida que la CDB se acumulan en el cuerpo, por lo que los resultados se aprecian más a largo plazo.
  3. Un truco: cuanto menos ingredientes tenga el CBD, más puro será.
  4. Su color puede variar. Podemos verlo de un color verde oscuro, aunque lo más normal es que se presente en un color dorado, signo inequívoco de pureza y calidad. 

¿Qué dosis debes administrar a tu perro?

La cantidad que administrarás dependerá de la marca de CBD que elijas, aunque podemos ofrecerte algunas medidas 'universales'. Aún así, cada marca te especifica las pautas de dosificación correcta:

La medida idónea para no equivocarte:

Oscila entre los 0.2 y los 0.4 miligramos por kilo de peso de tu perro. Para no hacerlos líos, la regla de oro son dos gotas por cada 5 kilos de peso, pero con un máximo de tres gotas. Es decir, si tu perro pesa unos 10 kilos, ponle tres gotitas, no más. Se debe comenzar con dosis más bajas e ir aumentando gradualmente hasta la dosis requerida, observando atentamente al perro. El aceite debe administrarse durante un período de al menos tres a cuatro semanas.

Si tu perro está tomando otra medicación, debes asegurarte de que estos no tengan ninguna contraindicación. Para confirmarlo, consulta al veterinario.

¿Es beneficioso realmente?

Ante todo tranquilidad porque el CBD no tiene efectos psicoactivos en animales, es decir, no 'coloca'. A partir de aquí, existen diferentes estudios que apoyan los efectos terapéuticos de esta sustancia. 

Hasta ahora, hay tesis bastante concluyentes que aseguran que el CBD combate en varios frentes con mucho porcentaje de éxito. En animales, se han demostrado sus beneficios combatiendo la ansiedad, deteniendo convulsiones, aliviando el dolor, regulando el apetito e incluso luchando contra las células cancerígenas. Además, se ha demostrado que puede tener un efecto positivo en otras dolencias como epilepsias, cicatrización de heridas, infecciones y achaques relacionados con la edad. Del mismo modo, el aceite de CBD tiene un impacto significativo en la prevención del crecimiento y propagación de las células cancerígenas. Aunque todavía son estudios muy pioneros, lo cierto es que también son muy prometedores.

Sus cuatro beneficios clave para la salud:

  • Ansiedad: Los perros son especialmente susceptibles a este desorden. Veterinarios y médicos expertos han demostrado que su uso puede ayudar a estabilizar y normalizar las fluctuaciones químicas del cerebro. Muchas personas lo usan para ayudar a combatir la ansiedad por soledad o la ansiedad generada por los fuegos artificiales o las tormentas.

  • Convulsiones: Una convulsión es una interrupción en las actividades eléctricas que puede conducir a un temblor violento. Ciertos estudios científicos han demostrado que el CBD reduce sustancialmente el número y la intensidad de las convulsiones.
  • Dolor: Cuando el CBD interactúa con los receptores del dolor, se ha comprobado que bloquea e impide la activación de estas neuronas, por lo que bloquea la sensación de dolor. 
  • Apetito: La investigación ha demostrado que el CBD puede disminuir las náuseas y estimular el apetito. El perro se muestra más animado porque la comida es uno de los grandes 'reclamos' de nuestros amigos caninos. Además, no hay mejor medicamento contra una enfermedad que un perro bien alimentado. 

Aún así, "todos estos usos se basan en experiencias, pero se necesitan estudios clínicos controlados para establecer la eficacia y la seguridad", concluyó el doctor Ibrahim Shokry, profesor de farmacología y toxicología en la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Ross.

¿Tiene efectos secundarios?

El riesgo es mínimo. Sólo se han dado en casos muy raros. Los efectos secundarios más comunes descritos por los veterinarios son el letargo y la somnolencia, aunque el sueño podría decirse que es un efecto secundario positivo porque el perro debe dormir unas 13 horas al día. También se han registrado otros efectos secundarios mucho más aislados relacionados con vómitos o picores.

Fuentes: Hanfgottin, Acupcan, Huffpost, Nordic Oil

Escrito por: José Manuel Cano, periodista especializado en comportamiento y causa animal.