Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

El gran danés se mete en el baño y divisa al gato de la casa... ¡¿Pero qué hacen?! (Vídeo)

perro gran danes gato bano casa
© YouTube

Como si de un hechizo se tratara, el grandullón llamado Mikey parece estar hechizado por los encantos felinos de su compañero gatuno. No es de extrañar que vídeos como este se conviertan una y otra vez en virales. 
 

Por Lola Duarte, 2 ago. 2019

Los vídeos protagonizados por perros y gatos, ya sean juntos o separados, tienen algo que enganchan. Como si fueran un paquete de pipas –que es lo que nos falta para visualizarlos – queremos ver más y más siempre. La última grabación que no para de compartirse es la protagonizada por un perro de raza gran danés que se mete en el baño y divisa al gato de la casa. La pregunta inevitable que te harás todo el tiempo es… “¡¿Pero qué hacen?!” 😂😂😂.

El gato mantiene a ralla al perro

Con todo lo grande que resulta este perro, el gran danés del vídeo es un cachorro de 7 meses de edad. El minino que sale junto a él es Abbie, una gata de 12 años. Es decir, cuenta con algo más de experiencia en el mundo. Y puede que entre la combinación de los años de más y el ser un felino es lo que tengan al grandullón de Mikey, que así se llama el perro, completamente hechizado. 

Los dos son grabados en la bañera de casa. Se miran como hipnotizados, casi enamorados. El pequeño gran danés tiene cada mira, cada gesto que parece estar a merced de lo que quiera su compañera Abbie 😍😍😍. Ambos disfrutan de su dosis de mimos diaria. Al parecer Mikey está aprendiendo a no ladrar al gato mientras crece. Y Abbie pone al perro a ralla con algún toque de atención. 

El vídeo en cuestión cuenta ya con casi 8.000 reproducciones en YouTube. Prueba de su éxito son algunos comentarios de los usuarios: “Un gato tan típico: lo golpea un segundo y lo ama al siguiente. Amo sus pequeñas actitudes”; “Me alegro de que Mikey ahora sea el mejor amigo del gato, creo que tiene el don de intentar hacer amigos. Y creo que eso es bueno”. Me gusta... el gato quiere ser encantador y tranquilo, pero cuando Mikey se emociona demasiado y se pone juguetón, lo golpea ... Tratando de enseñarle a mantener la calma

Desde luego este par, gato y perro, ¡son adorables! Mikey está hipnotizado por su gatito feliz y sigue feliz pese a la sus caricias con velocidad 😍😍😍. 


Escrito por: Lola Duarte, periodista especializada en comportamiento canino y legislación animal.