Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¡Inaudito! Sigue a la abuela de 90 años a todas partes para asegurarse de que esté bien

perro sigue a la abuela
© Wamiz Francia

Lollipop quiere devolver todo el cariño a su familia de adopción y ahora se ha convertido en el ángel de la guarda de esta abuela de 90 años. 

Por Jose Manuel Cano, 9 ago. 2019

Un ángel de la guarda que apareció de repente

Hoy nos llega otra hermosa historia de amistad incondicional entre perros y humanos. Lo hacemos a través de Lollipop, una joven perrita que fue encontrada cuando apenas tenía ocho meses y que se convierte en nuestra particular heroína canina. 

Esta perra apareció deambulando junto a una estación de lavado de coches, probablemente después de ser abandonada. Los trabajadores la vieron y decidieron atarla a un lado por temor a que fuese atropellada. Fue entonces cuando su suerte cambió para siempre: una mujer llamada Cathy Officee se cruzó con ella al salir de su trabajo. Fue amor a primera vista. 

Cathy acarició a la guapísima perrita y preguntó a los trabajadores del lavado de coches por su procedencia. Ellos le dijeron que la perra era adorable y que la habían encontrado varias horas antes sin que nadie la reclamase, por lo que probablemente estaría perdida o abandonada. Cathy no se lo pensó dos veces: tenía que adoptarla.

Adopción y mudanza

Tras verificar que la perra no tenía microchip ni ninguna denuncia por desaparición, Cathy se la llevó inmediatamente a su casa y la bautizó como Lollipop. "Cinco días después de encontrarla estaba tan enamorada de ella que simplemente era feliz de que nadie la reclamara", confiesa ahora en una entrevista con The Dodo

Ya han pasado más de dos años desde entonces. Lollipop es ahora un miembro más de la familia, incluso tiene un 'hermano', Isaac, el otro perro de la casa
 

I love walking Isaac and Lollipop with the Tahyo harness leashes! No more pulling!

Posted by Cathy Officee on Sunday, February 17, 2019

 

Su caso cobra una especial relevancia porque recientemente han vivido otra mudanza a casa de la madre de Cathy, que tiene otros tres perros. Esta mujer es bastante mayor, tiene 90 años y se desplaza gracias a un andador, por lo que necesita compañía y mucha atención. Es aquí donde aparece la versión más protectora de Lollipop. 

abuela en andador y perra
La madre de Cathy se desplaza lentamente en andador bajo la atenta mirada de Lollipop.©Facdebook - Cathy Oficee

Dos damas inseparables

Cada vez que la abuela se mueve por la casa, la perra se levanta y la observa atentamente y sin bajar la guardia. Parece preocupada por ella, un motivo más para regalar un perro a nuestros abuelos; y se mantiene expectante hasta que la anciana vuelve a sentarse. Lollipop acompaña cada uno de sus movimientos y se mantiene firme a sus pies cuando se detiene. "No sabemos si Lolli quiere que vuelva a sentarse o si está en alerta para ayudarla en caso de que mamá se caiga", dice Cathy. 

En cualquier caso, estas dos damas se han vuelto ahora inseparables. De los cinco perros que conviven en la casa -los tres de la abuela y los dos de Cathy-, Lollipop es la única que se comporta así con la señora. ¡Es una especie de ángel de la guarda! 

Escrito por: José Manuel Cano, periodista especializado en comportamiento y causa animal.
Fuente: Wamiz Francia