Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Dejan una cesta delante de un refugio, cuando la abren se llevan la sorpresa de su vida

cesta abandonada gatos © Shutterstock

Alguien abandonó una misteriosa cesta delante de un refugio. Cuando los voluntarios la abrieron... ¡se les saltaron las lágrimas! 

Por Vanessa Parapar, 26 ago. 2019

Por desgracia, estamos más que acostumbrados a contarte noticias relacionadas con el abandono animal como esta y esta. Una mala práctica que pone a toda la redacción de Wamiz muy triste ya que nos negamos a aceptar el hecho de que la gente abandone a sus mascotas sin más ni más. 

Esto fue exactamente lo que pasó en un refugio de animales de Carolina del Norte (Estados Unidos). Alguien sin corazón ni escrúpulos abandonó una cesta de mimbre delante de la asociación, queremos pensar que dentro de todo lo malo esa persona dejó el ''paquete'' en un lugar -a priori- seguro. No se equivocó porque las bellas personas que trabajan en la protectora dan todo por salvar a los animales.

A los voluntarios les faltó tiempo para salir corriendo a abrir la cesta con el objetivo de descubrir lo que había dentro. Nada más y nada menos que un pequeño y lindo gatito que no se encontraba en las mejores condiciones. Sin pensárselo un segundo, lo abrazaron, le dieron calor y le hicieron un primer reconocimiento para intentar salvarle la vida. En ese momento, se dieron cuenta de que el gatito necesitaba ser alimentado con un biberón. 

Una persona de confianza del refugio, llamada Sarah Kelly, estaba dispuesta a hacer todo lo posible por sacar adelante al gato. Y así se hizo. La mujer aceptó el reto de la asociación y se llevó al gato para darle los cuidados que se merecía. 

La historia interminable 

Mientras Sarah se encontraba cuidando de su nuevo y bello gato, recibió una nueva llamada del refugio de animales. ¿Qué querían decirle? Los voluntarios se dieron cuenta -una vez que la mujer se llevó al felino a su hogar- que en la cesta abandonada no había un único gato. ¡Habían abandonado dos! 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Kelly Foster Kittens 🐱 GSO, NC (@kellyfosterkittens) on

El segundo gatito estaba escondido en el doble fondo de la cesta. Era mucho más pequeño que el primero y se había enrollado en una toalla que había dentro de la cesta. Por eso no lo habían visto en el momento de abrirla. 

La buena samaritana no tuvo reparos en acoger al segundo gatito ya que su sueño era tener dos gatos y bautizarlos como Barnes y Noble. Y... ¡lo consiguió! 

Los comienzos no fueron fáciles

Sin embargo, la historia de estos dos gatos abandonados no fue sencilla ni para su madre adoptiva ni para ellos. Al principio, ambos tenían miedo a salir de la cesta y descubrir el mundo de Sarah. Y cuando consiguieron poner sus patitas en el suelo, estaban poco receptivos a ser los mejores amigos. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Kelly Foster Kittens 🐱 GSO, NC (@kellyfosterkittens) on

Por suerte, todo ha cambiado. Tras mucho esfuerzo, los felinos se han vuelto inseparables (Barnes, el gato más pequeño, vive los vientos por Noble y le encanta acurrucarse a su lado). Juegan juntos, comen juntos, duermen juntos, exploran el mundo juntos... ¡Qué más se puede pedir! 

El trabajo desarrollado por Sarah desde hace semanas está siendo impecable, según informan desde la protectora. No obstante, los gatitos serán dados en adopción cuando coman mejor y crezcan un poquito más. ¡Mucha suerte pequeños! 

Escrito por: Vanessa Parapar, periodista especializada en el mundo animal. Redactora y Community Manager de Wamiz España.
Fuente: Wamiz Francia