Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Su perra saltó sobre su pecho y, en ese preciso momento, comprendió que algo no iba bien

perros huelen cancer
© Proyecto KDog

Todo comenzó en 2009 cuando la perra Daisy comenzó a olfatear más de la cuenta el pecho de su compañera humana...

Por Ismael G. Cabral, 5 sept. 2019

Una razón para la alerta

En esta historia coincide que la protagonista humana, Claire Guest, además de ser psicóloga había trabajado durante muchos años estudiando la interacción entre personas y perros. Por esta razón inmediatamente comenzó a sospechar que algo iba mal...

Los perros tienen 220 millones de receptores olfativos. En comparación, los humanos apenas alcanzamos los cinco millones. Ellos no solo detectan todo tipo de drogas y explosivos, también bacterias y virus. Sienten las células cancerosas en la piel humana, en el sudor y en las heces.

Ya sabemos, por ejemplo, que los perros de raza Beagle son especialmente portentosos en esto que os contamos. Son capaces de detectar cáncer con una precisión del 96,7%. Hoy os presentamos a Daisy, una perrita que, a su manera, es un prodigio de la naturaleza

Oler el cáncer

Retomando el hilo, un día la mujer -Claire Guest- notó que el animal comenzó a comportarse de forma extraña, subiéndose sobre ella y olisqueando con mucha atención su pecho. Preocupada, Claire decidió someterse a un examen médico. Y este arrojó un resultado; se encontraba desarrollando un cáncer de mama que todavía estaba en etapa temprana.

Su experiencia le animó a fundar la organización benéfica Medical Detection Dogs, en la que los perros trabajan con médicos para ayudar a detectar el cáncer y otras enfermedades graves.

Con cerca de diez años, Daisy, en Gran Bretaña, ya lleva detectados casi 600 casos de cáncer en humanos.

Hay cientos de casos similares

Otro caso muy similar es el experimentado por Emma Smith, compañera de Charlie, una Bull terrier adoptada. Un animal lleno de enegía que adora jugar, correr y saltar por toda la casa.

... Pero al igual que Daisy, un día Charlie se obsesionó con olisquear el pecho de Emma. Ella decidió hacerse una primera exploración y detectó un bulto bajo uno de sus senos. En este caso la dolencia estaba bastante avanzada y tuvo que someterse a una mastectomía. 

Tanto Claire como Emma lograron vencer a la enfermedad. Y seguramente el final hubiera sido muy distinto de no haber sido por Daisy y Charlie, sus amigos de cuatro patas. 

Conoce más sobre la organización Medical Detection Dogs / Dogs saving lives visitando su página web 

Escrito por: Ismael G. Cabral, periodista especializado en Cultura y en información de temática animalista. Redactor de Wamiz España.
Fuente: Wamiz Polonia