Publicidad

Bulldog no quería moverse, pero al nacer sus hermanos -humanos- da un cambio RADICAL

bulldog y bebe dog-happy
© YouTube

Gunnar nunca quiere salir a la calle a pasear por un motivo de lo más especial. Su peculiar comportamiento está dando muchísimo que hablar.

Por José Manuel Cano

Publicado el 1/10/19 7:44, Actualizado el 30/7/21 8:00

Un bulldog especial

Hoy conocemos a un precioso bulldog llamado Gunnar, un perro de lo más peculiar pues odia salir de casa.

"'Venga chico, vamos a pasear'", le dice su dueña, pero él se hace el remolón sin mover un solo músculo. Su paciente ama tiene que tirar de él para llevarlo a la calle. "Se niega a salir. Dice 'mmm no, no tengo ganas hoy, mejor me aguanto hasta mañana para orinar'".

En el vídeo descubrimos por qué se comporta así:

Y es que este bulldog tiene un instinto protector sobrenatural. Todo cambió cuando nacieron los más pequeños de la casa, dos bebés que llegaron para ampliar la familia y que modificaron por completo el comportamiento del bulldog, que comenzó a sentirse responsable de su seguridad y se convirtió en un perro inseparable. 

Lo más curioso es que este bulldog comenzó a cambiar incluso antes de que la mamá de la familia supiese que estaba embarazada.

"Él lee las emociones", comenta su orgullosa dueña. En el vídeo se recuerda cómo el perro ya se recostaba en su vientre escuchando las 'pataditas' del primer bebé. 

Al final del vídeo comprobamos que se trata de un perro realmente particular. Sus dueños comparten imágenes entrañables y divertidas que a buen seguro te sacarán una sonrisa... y quizás alguna que otra lágrima.

Cuando conoció a sus nuevos hermanos, Gunnar inmediatamente fue consciente de que ya había dejado de ser hijo único y se puso a cuidar de ellos de forma inmediata.

Todo cambió cuando nacieron los bebés

"Se paraba detrás del bebé mientras subía las escaleras por primera vez. '¡Él le enseñó a subirlas!". Ya hemos conocido antes a otros perros protectores con los bebés, pero nunca habíamos visto a ninguno al que le diese igual salir de paseo. 

El instinto protector de este perro es tan impresionante que se queda en todo momento vigilando a los bebés, incluso cuando su dueña se marcha a la cocina. Gunnar quiere tanto a sus hermanos que quiere hacer lo mismo que hacen ellos.

Es un perro inseparable y no se pierde una. Juega con su dueño y también con sus hermanos, se baña con ellos, pide la pelota y escucha las primeras palabras del pequeño Wyatt, con quien tiene una conexión realmente especial. 

Fuente: YouTube, Facebook, Dodo

⛔ Advertencia ➡ No se debe dejar a un perro y a un niño solos sin la supervisión de un adulto. Si quieres saber qué recomiendan los expertos a este respecto, en este artículo encontrarás las pautas a seguir para que la convivencia se desarrole de la mejor forma posible.