Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

La tuvieron atada a pleno sol hasta que los vecinos decidieron actuar de forma radical

rescatan perra atada sol
© YouTube

Encontraron a la perra comida por las picaduras de las moscas, con diferentes heridas por su cuerpo y síntomas propios de un golpe de calor. ¿Qué ha pasado con ella?

Por Lola Duarte, 4 oct. 2019

Hay personas que tienen una extraña concepción de lo que implica tener un perro en casa. Al menos choca con la forma que tenemos de entenderlo los que amamos a estos bichos  –siempre desde el cariño –. A esta perra la tuvieron atada a pleno sol y en tan malas condiciones que sus vecinos se vieron obligados a actuar de forma radical. 

Los vecinos intervinieron para salvarle la vida

La perra se llama Bear. Tiene seis años de edad, de color blanco y alta, una perra preciosa, algo que no impidió que sus humanos la tuvieran en malas condiciones. Sus dueños, residentes en la comunidad de Westfield, en Indiana, Estados Unidos, la dejaron atada en el exterior en plena ola de calor. Al estar fuera de casa y con esas altas temperaturas, el animal también sufrió cientos de picaduras de moscas. 

Tal malestar provocaba en los vecinos ver lo que sufría la perra que tuvieron que intervenir, como ya hicieran los vecinos de La Coruña con el perro de una vecina: pese al maltrato constante que padecía, las autoridades lo llevaron de vuelta con su dueña, pillada de nuevo pegando al animal en plena calle

Los vecinos de Bear contactaron con los servicios para animales. Les transmitieron la gran angustia que padecía la perra bajo el sol, con claros síntomas propios de un golpe de calor. Es más, aseguraron que estaba encadenada todos los días, algo que en España, por ejemplo, está prohibido pero que todavía es costumbre en muchos pueblos. 

La perra sufre varias enfermedades debido al abandono

Además, la perra también padece la enfermedad de gusano del corazón, transmitida por mosquitos infectados con larvas del gusano parásito 'Dirofilaria';  y la enfermedad de Lyme, causada por la espiroqueta 'Borrelia burdogferi' y transmitida por garrapatas. Y para más inri, Bear también contaba con diferentes heridas en la boca y las orejas infectadas, y su pelaje estaba enmarañado. 

Pero por fin ha salido de ese infierno. Su antiguo propietario accedió a renunciar a la perra y ahora Bear está en buenas manos con la asociación Indy Great Pyrenees. La perra está siendo tratada y en cuanto se recupere le buscarán una adopción

Jane Rose, portavoz de la asociación, aprovechó este caso para lanzar un mensaje importante a las personas que desean tener perro o gato en sus vidas: "Por favor, cuiden a sus mascotas si las adoptan. Es un compromiso de por vida. Es su responsabilidad. Cuídeles cuando hace calor, refúgielos cuando hace frío. Es la ley y hay que hacerlo".

Ojalá Bear encuentre pronto el hogar que se merece y conozca por fin el calor de una familia que le dé el cariño que todavía no ha conocido. Suerte, grandullona ❤.

Escrito por: Lola Duarte, periodista especializada en comportamiento canino y legislación animal.
Fuente: Wamiz Francia