Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

A este hombre le amputaron los brazos, las piernas y la nariz a causa de su perro, pero todavía lo ama

el pitbull que infecto a su amo
© Facebook

La bacteria Capnocytophaga canimorsus es extremadamente rara, y se encuentra en la saliva de algunos perros y gatos. 

Por Jade del Arco, 10 oct. 2019

Todo ocurrió hace aproximadamente un año, cuando Greg Manteufel sufrió una auténtica pesadilla. Le tuvieron que amputar los antebrazos, las piernas y una parte de la nariz como consecuencia de una infección sanguínea extremadamente rara. 

La causante, una bacteria llamada “Capnocytophaga canimorsus”, que se encuentra en la saliva de gatos y perros. 

Los primeros síntomas que Greg notó fueron fiebre, así como debilidad en piernas y brazos, por lo que decidió ir al hospital para saber de dónde venía el problema. 

A pesar de que hay muy pocas posibilidades de que esto suceda, los médicos sospecharon que Ellie, el Pitbull de Greg, podría haber sido el causante. Pero no por la fama de agresivos que tienen los Pitbull, sino a través de su saliva. Esta infección es un extraño caso de zoonosis, es decir, una enfermedad que se transmite de los animales a los humanos. 

Un amor incondicional 

A pesar de que Greg pasó por un verdadero trance a causa de esta infección, sigue mostrando un amor incondicional por Ellie, una adorable perrita como esta otra de la misma raza. Su amor por ella llega hasta el punto de que no ha querido hacerle los análisis para saber si es ella quien porta la bacteria; o si podría haberse infectado por otros perros con los que había estado en contacto antes de contraer la infección. 

Esta decisión, controvertida cuanto menos, es la forma que ha encontrado Greg de no “demonizar” a Ellie. 

La enfermedad 

La enfermedad que sufrió Greg es extremadamente rara; los propios médicos explicaron que es más probable que ganar la lotería cinco veces que contraerla. Se dan muy pocos casos, y suelen ser por mordedura o lametón de un animal en una herida ya provocada. 

Los síntomas, como los que tuvo Greg, no son muy distintos a los de una gripe: naúseas, fiebre, dolor corporal… Y sólo con un análisis es posible comprobar si se trata de esta bacteria. La mayoría de los casos que se conocen, se dan en personas con una extremidad amputada o con un sistema inmunológico muy debilitado.

Según explican en El Confidencial, que también se hizo eco de esta noticia, “Más del 99% de las personas que tienen perros nunca tendrán este problema”, por lo que se trata de una enfermedad muy rara, que no se desarrollará en la mayoría de los amantes de los animales. 

Escrito por: Jade del Arco, periodista especializada en arte y traductora.  
Fuente: Wamiz Francia