Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Triunfo de los animalistas en Extremadura: el museo de caza más grande del mundo no verá la luz

museo caza mas grande mundo olivenza badajoz extremadura gomez sequeira © mediavida

La presión de los animalistas ha llevado a la localidad extremeña de Olivenza a rechazar a última hora acoger el mayor museo de caza del mundo, con casi 1.300 animales disecados

Por Ismael G. Cabral, 15 oct. 2019

Un Arca de Noé macabra

Parecía no haber vuelta atrás, pero una vez más la presión ejercida en las redes sociales en apenas unos días ha dado sus frutos. El Ayuntamiento de Olivenza (Badajoz) y la Junta de Extremadura habían dado luz verde al mayor museo cinegético del mundo.

Se trataba de un auténtico museo de los horrores, una colección de 1.250 animales disecados de 420 especies distintas. Todos ellos han sido asesinados a punta de rifle por Marcial Gómez Sequeira, de 79 años, ex presidente de la aseguradora médica privada Sanitas.

Cazador y franquista

Gómez Sequeira reconoció en una entrevista con El País que, si sumaba el tiempo de todas sus expediciones de caza, habría pasado “pegando tiros las 24 horas del día, durante 11 años y tres meses” de su vida. La pasión del millonario, que se define ideológicamente como franquista, le ha llevado a dar varias veces la vuelta al mundo con el único objetivo de matar animales.

En la colección que se pretendía instalar en Extremadura podían encontrarse ejemplares de monos de Camerún, un gato dorado africano de Liberia, un cocodrilo de Tanzania y un oso polar de Canadá, entre cientos y cientos de ejemplares.

Matar animales exóticos a traición

En 2018 Gómez Sequeira recordó en su encuentro con El País una de sus últimas excursiones de caza, a la que denomina “safari de colores”. “Maté a un ñu dorado, un impala negro, un órix dorado y una gacela cobre”, enumera. Al ñú, rememora, lo mató por la espalda, “mientras estaba tumbado detrás de un termitero”. Esperó a que se levantara y lo acribilló.

A pesar de que todo parecía estar hecho y la colección de animales -valorada en varios millones de euros- iba a ir a parar al Cuartel de Caballería de Olivenza, un edificio remozado del siglo XVIII, todo se frenó en seco a última hora el pasado viernes.

Presión en redes sociales

Tras una campaña de recogida de firmas, miles de mensajes de indignación en las redes sociales y la presión de organizaciones animalistas como Anima Naturalis y el Partido Pacma, entre otras, el regidor de Olivenza debió comenzar a pensar en el descrédito para su pueblo que iba a suponer abrir las puertas a esta especie de Arca de Noé macabra.

El alcalde recula 

El alcalde, Manuel González Andrade, publicó un largo comunicado en Facebook en el que reconocía que “las declaraciones de Gómez Sequeira se basan en un concepto de la caza diametralmente opuesto al de la caza sostenible del medio rural, donde además se vanagloria de ser franquista, de haber matado a más de 420 especies de animales, algunas de ellas en peligro de extinción, al tiempo que quita importancia a delitos fiscales por tratar de evadir el pago de impuestos en la venta de su empresa”.

La movilización debe seguir. Volverá a intentarlo 

Andrade, que asegura no ser ni taurino ni cazador pero sí “respetuoso” con estos colectivos, sentenciaba así el futuro del museo en Olivenza. De momento, ha quedado descartado. Sin embargo, desde Wamiz queremos animaros a que permanezcáis atentos porque, a buen seguro, el cazador intentará que otra ciudad albergue su legado de sangre y sufrimiento. 

Y entonces otra vez hará falta la movilización con la finalidad de que su tétrica colección quede, para siempre, encerrada bajo llave en algún olvidado depósito.

Por desgracia... hay otros lugares oscuros en España, como nos descubrió hace unos días este tuit. 

 

No dejes de leer este artículo, en plena temporada de caza, si quieres pasear con tu perro por el campo con total tranquilidad en los próximos meses. 

Escrito por: Ismael G. Cabral, periodista especializado en Cultura y en información de temática animalista. 
Fuentes: Hoy. El Periódico de Extremadura. El País.