Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Se busca a un gato por tráfico de drogas en una cárcel de Rusia

gato encarcelado © Shutterstock

¿Un gato traficante de droga? Esta historia parece de ciencia ficción… 
 

Por Jade del Arco, 26 oct. 2019

Los acontecimientos han tenido lugar en Rusia, donde se busca al gato “camello” que participaba en una operación de tráfico de droga en la prisión de Toula. Según publica ladepeche.fr, el gato ayudaba a los presos a pasar la droga de forma discreta. 

Ni los gatos escapan de la ley 

Aunque parezca mentira, la policía está buscando al animal… que, además, se ha escapado de la prisión de Toula (a 150km de Moscú). Según explica el mismo medio, el gato campaba a sus anchas entre las celdas de los prisioneros, era la mascota de la prisión, muy querido tanto por los presos como por los funcionarios. 

Lo que estos últimos no sabían es que el minino había sido adiestrado por los presos, y era el medio a través del cual estos movían la droga, escondida en el collar del gato, para pasársela unos a otros. 

Un gato fugitivo 

El plan era perfecto. El gatito iba de celda en celda dejando ''regalitos'' a los presos. Hasta que, claro está, los guardias sospecharon y se dieron cuenta del “negocio”. Cuando descubrieron al gato en plena acción este llevaba en su collar la mercancía. Un motivo más que suficiente a ojos de la justicia Rusia para que el gatito se quedase un tiempo en la cárcel en calidad de preso. 

Según cuenta el medio francés, el felino fue arrestado formalmente y quedó bajo la supervisión de varios perros durantre cuarenta días. En este aspecto, ni el periódico galo ni el diario independiente ruso Kommersant (medio que dio la información en exclusiva) fueron capaces de aclarar si los canes que quedaron al cuidado del ''gatito delincuente'' eran perros policía o no. 

Siguiendo el testimonio del periódico ruso, los detenidos que se dedicaban a traficar con hachís en la cárcel han sido sometidos a varios procedimientos judiciales mientras que el gato consiguió escapar de las garras de la Justicia. Un hecho que ha dejado el juicio a medias puesto que sin el felino no existen pruebas tangibles para inculpar a los presos y el tribunal se ha visto obligado a cerrar el caso. 

Actualmente la Policia continua tras la pista del gato ya que si consiguen dar con su paradero; el procedimiento volvería a abrirse. 

Escrito por: Jade del Arco, periodista especializada en arte y traductora.  
Fuente: ladepeche.frKommersant