Publicidad

Soy madre perruna y quiero los mismos derechos laborales que una madre normal

perra podenca junto a mujer dog-serious

Trufa, la perra de servidora, en una de sus recuperaciones

© R. Gavira

Quien asume de verdad la responsabilidad que supone tener un perro en su vida, entenderá esta petición.

Por Rocío R. Gavira

Publicado el

Adoptas un perro por primera vez, tenías una idea en tu cabeza de cómo sería el día a día con el perro, y sin embargo, la realidad es bien distinta. Acomodas tus horarios a sus necesidades, debes dedicarle tiempo de calidad y cambia hasta tu vida social. 

Todo esto llevó a Mary Madigan a reclamar que es madre perruna y quiere los mismos derechos laborales que una madre normal. La australiana se hizo viral en las redes sociales las últimas semanas al compartir su experiencia.

Una de las mayores preocupaciones de Mary es la cantidad de horas que su chihuahua está solo en casa. El debate que provocaron sus declaraciones sigue sobre la mesa porque, ¿hasta qué punto es locura lo que pide la australiana?

¿Es una locura tener derechos como madre perruna?

Un ejemplo que viví con Trufa, perra a la que adopté con dos meses de vida y ya va camino de los 11 años. Una vez tuvo un tratamiento con corticoides, lo que implicaba que la perra bebiera más agua de lo habitual y, por tanto, se hiciera pipí más veces.

Durante dos semanas sacaba a diario a Trufa cada dos horas. Era eso o que a la pobre se le escapara el pipí, sin darse cuenta, estando en su cama. Las pocas veces que pasó –por atender asuntos laborales fuera de casa –, esto se tradujo en limpiar a Trufa y poner lavadoras. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by La Trufa (@latrufarosa)

Dentro de lo malo, la mayor parte del tiempo pude trabajar en casa y sacarla las veces necesarias. Pero las interrupciones no ayudaban en mi trabajo.  

Si no empatizas con esta situación, subimos un nivel más. El postoperatorio de la perra en casa tras una cirugía. Hay que cuidar que no se muerda los puntos, darle la medicación pertinente… 

Pero si estás fuera de casa de 8 a 9 horas diarias, ¿cómo haces eso? Pidiéndole favores a los amigos. Y suerte si cuentas con amigos perrunos que te ayuden. No todo el mundo se ofrece a cuidar a tu perro.

¿Qué dice la ley española?

También hay que tener presente el panorama en España. Es decir, por un lado, la ley española reconoce por fin que los perros son seres sintientes. Ya no son cosas a ojos de la ley. Forman parte de la familia.

Y, por otra parte, la lucha de las madres trabajadoras con niños por tener una conciliación real de la vida laboral y personal. Si ellas todavía no logran eso ni por asomo, imagina una madre perruna como nosotras.

Pese a ello repito, ¿es tan locura disponer de ciertas facilidades en estos ejemplos para hacerte cargo de tu perro como corresponde?

También te puede interesar:

 
Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar