Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Polémica sobre la malla atrapa pelos de perro: ¿el invento del siglo o una aberración?

malla perro atrapa pelos muda otono

Perros vistiendo la polémica malla

© Shed Defender

Existe una malla para atrapar los pelos de tu perro que envuelve su cuerpo entero. A unos les encanta el invento y en cambio otros lo ven una aberración para el animal. 

Por Lola Duarte, 31 oct. 2019

¿Qué es lo primero que se te pasa por la cabeza al ver a los perros de la foto de arriba? Llevan unas mallas casi de cabeza a patas que cubren por completo su pelaje. Es el último invento para evitar que tu perro deje sus pelos repartidos por toda la casa, el sofá y la cama. A priori puede parecer la solución idónea para la muda de pelo de otoño de tu perro, pero ¿te has parado a pensar en lo que supone para el animal?

Las mallas que atrapan los pelos de tu perro

Esas mallas atrapa pelos se han puesto de moda en Estados Unidos en el último par de años. De hecho se venden como churros en Amazon por 40 dólares (unos 36 euros). Las hay de todas las tallas y colores, desde el más cantoso rosa fucsia hasta el más serio negro. Incluso para convencerte de lo geniales que son asegura la marca que “reduce la ansiedad y sustituye el collar isabelino” (aquel famoso cono de la vergüenza del que hablan los perros de la película Up 😋).

Por cierto, el nombre de la marca también se las trae: Shed Defender, que en español sería algo así como cobertor o manta defensora. ¿Defensora de qué? ¿Acaso los pelos son el mal? 😂 Sí, lo sabemos. La aspiradora es tu mejor amiga para retirar los pelos de tu perro a diario, tu mejor aliada durante la muda. Es una lata quitar los pelos del sofá, de tus prendas, ¡si hasta se cuelan pelos en la ropa interior! 😂. Pero detengámonos un momento, por favor.


Aquí entra en conflicto tu comodidad para aliviar esas tareas de limpieza o la de tu perro. Por un lado, está esa tendencia de muchas personas de querer humanizar a su perro. Recordemos la terrible moda de maquillar a los perros de cabo a rabo; o algo más sencillo: ponerle un jersey al perro porque pensamos que tiene frío como nosotros. 

¿Sabes qué hizo Chufa –la perrita de servidora – con el único jersey que le compré? Tal y como se lo puse, empezó a darle bocados por el pecho hasta que se desprendió de él. La naturaleza habló sola 😂. Igual ocurre con los disfraces. La mayoría de los perros, por su propia naturaleza, se sienten incómodos con algo así. Es cierto que algunos lo toleran, están graciosos y se dejan poner lo que sea, pero es una minoría. 

Opiniones a favor y en contra

Volviendo a la malla atrapa pelos, que sinceramente recuerda a los looks de los noventa para hacer gimnasia, lo ponen complicado para que no te guste. Destinan un porcentaje de sus ventas a un refugio, centro de rescate o casa de adopción diferente cada mes. ¡Y también lo pueden usar los gatos! 🐱 Si es que todo parecen ventajas…


“Me encanta este producto. Se ajustaba perfectamente a mi pug. Tiene alergias y lo uso para evitar que se muerda la parte inferior de sus patas y el interior de los muslos. Es el único traje que cubre todo su cuerpo”, opina una de las usuarias. “Compré esto para mi perro porque tiene la piel sensible y se calienta fácilmente”, comenta otro. 

Los aplausos al producto siguen, sin embargo ojo a este: “A mi perro no le caí muy bien cuando se lo puse. Me miró con tristeza y desprecio mientras usaba la malla rosa, ¡pero así que sus pelos estén por toda la casa!”. Es decir, un claro ejemplo de que le da igual cómo se siente el perro por su propia comodidad, incluso este comprador justifica su argumento en que tiene un perro de gran tamaño y, por tanto, más pelos. 

Los perros sueltan pelos casi todo el tiempo, eso es algo con lo que ya sabías que tendrías que apechugar. Es un perro, es un animal, su pelaje forma parte de él, su pelo es su propio termostato natural. Ante tendencias como estas la pregunta que debes hacerte siempre es si lo haces por su bien, el de ambos o solo por tu pura comodidad. ¿Le pondrías una malla de estas a tu perro?

Escrito por: Lola Duarte, periodista especializada en comportamiento canino y legislación animal.