Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Homenaje a Gudule, la gata abandonada que rob贸 el coraz贸n de todo el equipo de Wamiz

gata wamiz muerta homenaje

Gudule tumbada en la redacción esperando a que alguien le diese mimos

© Wamiz

En Wamiz estamos muy tristes porque acabamos de perder a Gudule, la gatita que vimos creer y que pensamos que era inmortal. Lamentablemente, ¡su inmortalidad solo era producto de nuestra imaginación! 馃挃

Por Vanessa Parapar, 14 nov. 2019

Gudule, la gatita que inauguró el concepto Pets at work en nuestras oficinas nos ha dejado el corazón roto y un enorme vacío en nuestra redacción. La adorable gata ha fallecido el pasado 12 de noviembre y... ¡nosotros aún estamos asimilando la terrible pérdida! 

Ella, gracias a su fuerte carácter, era capaz de imponerse hasta al mismísimo jefe cada vez que quería cumplir con uno de sus objetivos, tales como subirse a las mesas, caminar sobre nuestros teclados, reclamar nuestra atención, pedirnos mimos en su pancita... Un suma y sigue que alegraba nuestras mañanas. Cada vez que llegábamos a la oficina, Gudule aparecía para decirnos bonjour y recibirnos con un tímido maullido (aunque a veces, ella decidía que su presencia ya era suficiente para darnos la bienvenida).

Cruzaste el puente del arcoíris 馃寛

El pasado 12 de noviembre de 2019 Gudule (16 años) atravesó el puente que forma el arcoíris para convertirse en una estrella más. De esas que nos guían, vigilan y protegen. Siempre será parte de nosotros.

Gudule era una gatita de mirada severa, que se mostraba un poco irritable. Pero de repente; le decías una palabra y ella te respondía con su maullido muy especial. Para después rodar por el suelo incitándote a acariciarla como si fuese la última vez. Aunque todos sabíamos que ella amaba la libertad. Nunca le gustó que la cogiésemos en cuello y prefería dejar sus garras al aire por si alguien no respetaba sus deseos. Todo un personaje capaz de hacernos la vida más alegre y las jornadas laborales más livianas. 

Gudule nos conocía muy bien

Gudule tenía la capacidad de conocer, como si de una madre se tratase, a todos los miembros de Wamiz. La gatita forma parte (hablamos en presente porque sigue estando entre nosotros) de nuestra familia desde hace 4 años cuando nos mudamos a nuestras nuevas oficinas de París. Siendo la encargada de inaugurar el concepto Pets at work. 

Esta linda gatita fue la responsable de inspeccionar las instalacciones de nuestro despacho, instalar nuestros ordenadores, 'probar' nuestros teclados... En definitiva, hacerse respetar como todo gato que se precie. 

Ella era la reina de los descansos -taza de café en mano- y de las pausas cigarro. Gudule siempre se posicionó como una enemiga de la productividad. Tanto es así que su juguete preferido era la hierba gatera gracias a la cual nos ha regalado muchos instantes de locura felina. 

gudule gata wamiz
Gudule disfrutando con nosotros de la hora del café ©Wamiz

No estaba sola

Cierto es que Gudule fue durante un tiempo la dueña y señora de Wamiz pero, un día todo cambió. Y nuestra amada gatita tuvo que hacer de tripas corazón y adaptarse a los perros que forman también parte de nuestra vida y rutina diarias. A partir de ese momento, Gudule disfrutó más que nunca de su codiciada libertad. Ya no era muy frecuente verla en el interior aunque nunca dejó de esperarnos tanto a la entrada como a la salida del trabajo. ¡Pasó de ser la reina del despacho a hacerse con el control del edificio con su correspondiente patio (en el cual había sido abandonada 8 años antes por su antiguo dueño)!  

Desde entonces, algunos vecinos han compartido con nosotros su custodia, así como todos los cuidados necesarios. A esas personas de gran corazón les damos las gracias públicamente por cuidar de ella, especialmente a Véronique y Geneviève, que no solo le brindaron su amor sino que le abrieron las puertas de su casa de par en par. 

Cómo pasa el tiempo

Con el tiempo, Wamiz ha ido creciendo mientras Gudule fue envejeciendo. A medida que pasaban las primaveras, nuestra amada gatita se iba haciendo cada vez más frágil a la par que nosotros nos negábamos a asumir lo evidente y nos convencimos de que sería inmortal. Nos equivocamos. 

Sin embargo, Gudule nunca quiso mostrar su fragilidad y nos regaló su jovialidad, sus maullidos hasta el final y su predisposición para recibir nuestros abrazos. 

Desafortunadamente, su cuerpo de gata abuelita estaba demasiado dañado. Y... ¡se ha convertido en nuestra estrella! 猸愨瓙 Estamos convencidos de que allá donde esté nos guiar y cuidará como solo ella sabías hacerlo. Aunque cierto es que para nosotros está será siempre tu casa y, por ello; sus cenizas serán esparcidas en la sombra de la glicinia, en las macetas donde a menudo dormía.馃拹

Gudule, esperamos que tu descanso sea dulce. 

El equipo de Wamiz