Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Veterinario iba 'a matar' a un perro con cáncer: algo inesperado lo detuvo en el último instante

perra a punto de morir

Esta perrita es toda una luchadora

© Sidewalk Specials - Youtube

Después de ser abandonada por su familia humana, esta dulce pequeña tuvo que enfrentarse sola a una batalla contra una grave enfermedad. Pero no se rindió. Te presentamos la desgarradora historia de Roxy.

Por Ismael G. Cabral, 3 dic. 2019

 

Alrededor del 25% de los perros en Estados Unidos mueren de cáncer. Esto significa que, de media, uno de cuatro perros en aquel país tendrá que enfrentarse a esta devastadora enfermedad.

Ella pensó que era el final

El tratamiento para paliar los efectos y luchar contra el cáncer es muy costoso. Y hay familias que, sencillamente, no pueden hacer frente al mismo. Es entonces cuanto tienen que afrontar la terrible decisión de entregar al animal a un refugio o practiar la eutanasia con lo que eso supone.

Roxy, una pequeña perra mestiza, comenzó a padecer los síntomas de un tumor venéreo. Su familia humana no podía pagar la quimioterapia, por lo que decidieron dejarla en un refugio.

Cuando Roxy llegó a la Clínica Veterinaria Sidewalk Specials muchos pensaron que no tenía ninguna posibilidad de salir adelante. Estaba muy delgada, padecía continuas hemorragias vaginales y se mostraba profundamente apática y triste al sentirse abandonada.

Los veterinarios tomaron la decisión de eutanasiarla. Pero sucedió algo que lo cambió todo.

Unos minutos antes de que le inyectaran el anestésico letal, Roxy comenzó a mover la cola tan energicamente como pudo y miró insistentemente a los ojos del veterinario, como si pidiera clemencia, una última oportunidad...

Se negó a darse por vencida

Al verla repentinamente tan dispuesta a luchar, aferrándose a la vida, el veterinario cambió de opinión. Tras la quimioterapia y despúes de ¡meses! de hospitalización Roxy se recuperó.

Ahora, adoptada por una nueva familia que la adora, esta perrita valiente pasa sus días jugando en el jardín y recibiendo todos los mimos del mundo.