Ahora en Wamiz :

Publicidad

Pone la lavadora: 20 minutos después vuelve para echar un vistazo y, ¡no puede creer lo ve!

gato cachorro sobrevive colada lavadora cat-wow

Las travesuras de los gatos pueden costarles la vida en algunas ocasiones...

© Shutterstock

Para Courtney Drury el día comenzó como de costumbre. Limpió la casa, hizo la colada y preparó la cena. Pero... ¿dónde está Posey, un gatito de tres meses que siempre está dispuesto a meterse en problemas?

Por Ismael G. Cabral

Publicado el 21/12/19 9:40, Actualizado el 23/12/19 15:36

¡Gato en la lavadora!

Courtney tardó 20 interminables minutos en darse cuenta de que el pequeño minino se había colado en la lavadora. Se camufló entre sábanas y toallas y ella no notó nada cuando cerró la puerta. Simplemente puso en marcha el electrodoméstico y... a otra cosa.

"Escuché un maullido, pero no pude encontrar al gato. No fue hasta más tarde que me di cuenta de que estaba dentro y la lavadora estaba encendida. Inmediatamente abrí la puerta y el gato cayó moribundo junto a la ropa mojada", aseguró la mamá humana del travieso felino.

Cuando cayó en la cuenta de que el gato estaba dentro paró la colada pero... no respiraba. Courtney no se rindió y luchó por la vida de su amigo. Recordó lo que había aprendido unas semanas antes en un curso de primeros auxilios y comenzó a hacerle un masaje cardíaco. Después de unos interminables segundos escuchó un debil miau.

cartel avisa cuidado gato en la lavadora
El cartel le indica que compruebe que el minino no está dentro de la lavadora  ©Animal Hero Awards

La reanimación le salvó la vida 

"Llevé al gato al veterinario que dijo que nunca había visto algo así. Me confirmó que de no haber sido por la RCP [reanimación cardiopulmonar], Posey no hubiera sobrevivido", explica su mamá humana. 

El gato pasó la noche en observación pero todo fue bien. Y, desde ese día, Courtney tiene un cartel pegado en la lavadora que le recuerda que, antes de encender, debe comprobar que Posey no ha vuelto a hacer de las suyas. Así que, ¡mucho ojo!, no es el primer felino que conocemos al que le atraen estos electrodomésticos.