Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Su perro le olfatea la barriga: semanas más tarde, ¡comienza su peor pesadilla!

husky detecta cancer

Su Husky tenía una cosa muy importante que decirle

© Facebook

Una mujer comprendió rápidamente que algo no iba bien gracias al comportamiento de su perro. 

Por Vanessa Parapar , 28 ene. 2020

Stephanie Herfel debe estar muy agradecida a su Husky siberiano llamado Sierra. Su hermosa perra fue capaz de detectarle de nuevo (¡y ya van cuatro veces!) un cáncer; antes de que los médicos le dieran su diagnóstico. 

En el año 2013, a Stephanie le habían diagnosticado un tumor benigno en los ovarios. Acto seguido, la mujer recibió el tratamiento preciso en su casa siempre acompañada por su perra. Sin embargo, su mejor amiga de cuatro patas no parecía estar muy convencida de que todo iba bien para su mamá. Por lo que... ¡intentó por todos los medios hacerle comprender una cosa importante!

Mamá, tengo que decirte algo

Si Sierra pudiese hablar, estamos convencidos de que le diría exactamente esas palabras a Stephanie. Pero como por el momento los perros no pueden entablecer un diálogo con los humanos, el adorable animal se lo hizo saber de otra forma. Sierra siempre estaba tumbada sobre su dueña, olfateaba su barriga y no paraba de mirarla a los ojos. 

Inmediatamente y ante las persistentes llamadas de atención de Sierra, su mamá humana tenía muy claro que algo raro estaba ocurriendo. Con la mosca detrás de la oreja, Stephanie acudió a ver a otro médico. Este fue el que le dio un diagnóstico muy diferente al primero: ¡tenía cáncer de ovarios en fase tres!

Comenzó su pesadilla

Arropada por su perra Sierra, Stephanie se sometió a una operación y a seis largos meses de duro tratamiento. 

Dos años más tarde e intentando pasar página, la valiente Husky volvió a olfatear sin parar el vientre de su mamá. Este vez, Stephanie había comprendido a la primera lo que tenía y, sin perder un minuto, acudió al médico. Vuelta a la terrible rutina de nuevo. 

No hay duda de que Stephanie vive con su ángel de la guarda particular puesto que Sierra siempre está ahí para prevenirla. ¡Desde 2013 se la ha dicho en cuatro ocasiones! Esperamos, de corazón, que esta haya sido la última. 

Los estudios hablan por sí solos

Un estudio publicado recientemente por Experimental Biology subrayó que el olfato de un perro es 10.000 más potente que el de un ser humano. Esta condición le permite detectar cosas que a la nariz humana se le escapan. 

Siguiendo las informaciones publicadas por el estudio señalado anteriormente, cuatro perros de raza Beagle realizaron un test para saber hasta qué punto son capaces de diferenciar una muestra de sangre normal de otra de un paciente con cáncer. 

Los resultados han demostrado que el 97% de los perros son capaces de distinguir la sangre de un paciente enfermo. Por lo tanto, ¡siempre hay que estar atento a lo que nuestros animales quieren decirnos!