Ahora en Wamiz :

Publicidad

Bebé duerme y el gato se acerca sigilosamente: los padres no dan crédito del final de la historia

bebe y gata durmiendo la siesta cat-wow

El gato tiene en mente liarla parda

© Facebook

A pesar de haber sido rescatado de un refugio con todo el amor del mundo, la gata deja muy claro quién manda en la casa. 

Por Vanessa Parapar

Publicado el 1/4/20 9:05

Un gato muy distante

Grace es una gata muy distante que hace cinco años fue rescatada de un refugio de Estados Unidos por una familia que desde el minuto cero se desvivió por ella. Sin embargo, tanto amor no ha sido capaz de ablandar el corazón de esta gata tan independiente y desapegada. 

Según la historia que su mamá humana, Jeannie Seiler-Laderer, compartió en su cuenta de Facebook, Grace sabe apreciar -a su manera- el gesto que Jeannie ha tenido con ella aunque hay cosas que no cambiarán jamás: ¡ella necesita su espacio! Y... ¡lo deja claro! 

Jeanne comenta que cuando Grace quiere mimos, se los dan; cuando Grace quieren que le rasquen la panza, se la rascan... Pero solo lo hacen cuando ella quiere para evitar incomodarla. No cabe duda que Grace vive como una reina. 

Un rasgo de su carácter que inquietó a Jeannie el día que se quedó embarazada. La mamá de Grace tenía miedo de la reacción de su amada gata durante el embarazo pero también después porque, en ocasiones, la convivencia entre los niños y los animales no es sencilla.

No obstante, la gata no reaccionó de manera diferente: ''Grace estaba muy distante y no mostró interés alguno en el bebé'', subrayó Jeannie. 

Pero un día... todo cambió

Siguiendo el testimonio de la madre de Grace; cuando Jeannie llegó a casa con Jensen, su bebé, la gata se mostró muy distante y alrededor del pequeño nada le interesaba. Hasta que un día... ¡Grace dejó muy claro cuál era su verdadera personalidad! 

Los mejores amigos del mundo

Después de vivir varias semanas bajo el mismo techo, el comportamiento de Grace hace Jensen cambió radicalmente. La gata comenzó a seguir al pequeño por todos los rincones de la casa. No lo dejaba solo ni un segundo, ella tenía muy claro lo que iba a hacer con él.  

Un día mientras Jensen dormía su siesta de rigor, Grace se acercó sigilosamente a él y... ¡se tumbó a su lado para cubrirlo de abrazos y besos! ❤❤

Visto lo visto, no cabe duda que el bebé y el esponjoso gato forman una pareja envidiable. ¡Ay, cuánto amor! ❤

Advertencia⛔ A pesar de las adorables imágenes que acabas de ver, recordamos que nunca se debe dejar a un gato y a un niño solos sin la supervisión de un adulto. Si quieres más información al respecto, en este consejo encontrarás algunos tips para una convivencia perfecta entre ambos. Atentamente, el equipo de Wamiz.