Ahora en Wamiz :

EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Adopta a un perro salchicha: 2 días más tarde su abuela... ¡se lo roba!

El perrito no la quería tanto como ella pensaba

© The Dodo

Nunca pensó que la relación con su perro durase tan poco

Por Vanessa Parapar , 26 abr. 2020

Dice la sabiduría popular que el perro es el mejor amigo del hombre (afirmación a la que, como no podía ser de otra manera, nos sumamos), sin embargo; existen peludos que rompen las barreras de la amistad convirtiéndose en algo mucho más grande e importante para los humanos. 

El perrito que protagoniza esta emotiva historia, que responde al nombre de Sally (en este enlace te dejamos más ideas para bautizar a tu futuro perro), ha sido capaz, en cuestión de minutos, de convertirse en el mejor amigo de cuatro patas de una señora de 84 años así como en la terapia que esta necesitaba para superar su depresión. 

El reencuentro más inesperado

Nan, ese es el apodo de la abuelita, estaba en su casa cuando su nieta, Beckii le presentó al perro que había adoptado hacía apenas 2 días. El hermoso perrito era un Teckel con la capacidad de robarle el corazón a Nan en menos de lo que canta un gallo. 

Pero su amor fue recíproco. De la misma manera que la abuela cayó rendida ante sus encantos, el perrito no podía quitarle el ojo de encima a la anciana. Su mirada, tal y como puedes ver en este vídeo, lo dice todo. ¡Ay, la mira con esos ojos de no haber roto un plato que hasta el más duro se enamoraría! 😍

Un vínculo demasiado fuerte

Probablemente, Beckii jamás pensó en las consecuencias de aquella presentación fortuita o, tal vez; sí. Desde la primera vez que Nan y Sally cruzaron sus miradas, la nieta de la anciana está obligada a visitar a su abuela al menos 2 veces por semana con el perro. 

Abuela y nieto (👵🐶) se dan mimos y besos, se hacen cosquillas, se abrazan... ¡Se quieren!

Cada día de visita, Nan mima como nadie al perrito de su nieta -que se ha convertido por ende en su nieto- y le da alguna que otra golosina mientras le canta sus canciones preferidas y lo saca a pasear. Mmmm... ¡Sally no puede ser más feliz y ella tampoco! 

El día que Beckii no puede ir a casa de su abuela con su perro, sin pensárselo dos veces; la anciana levanta el teléfono para preguntar cómo está su querido Sally.

Beckii, lejos de sentirse desplazada, está más feliz que nunca puesto que su Teckel está ayudando a su abuelita a recuperar las ganas de vivir, esas que habían desaparecido el día que murió su marido.

¿Por qué adoptar un perro te cambiará la vida? Te damos más razones, por si las necesitas 😉

Tras conocer esta romántica historia solo podemos alzar la voz para gritar: ¡¡ojalá nuestros abuelos y nuestros perros fuesen eternos!! 🙏