EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Dóberman se queda paralizado ante un Golden Retriever: segundos después es otra historia

Asistimos a un encuentro casual de dos grandes perros que se analizan con la mirada. Al colocarse frente a frente... ¡comienza el espectáculo!

Por José Manuel Cano

Publicado el 29/4/20 19:52

Dóberman y Golden Retriever cara a cara

"Eh, espera un momento... ¿quién es ese?". Nos detenemos en esta ocasión en una barriada norteamericana cualquiera. Corre el mes de febrero de 2020 y la escena nos traslada a una tranquila calle de una zona residencial en la que parece que podríamos ser testigos de un auténtico choque de trenes. 

Tenemos en imagen a un Dóberman con cara de pocos amigos mirando fijamente a un Golden Retriever que permanece inmutable al otro lado de la valla de una casa a unos diez metros de distancia. Se respira tensión en el ambiente. El dueño del Dóberman anima a su perro a avanzar hacia el otro y se produce el encuentro cara a cara. Solo la verja metálica se interpone entre ambos

¿Qué ocurre entonces? ¿Ladridos? ¿Gruñidos? ¿Quizás una pelea sangrienta cuerpo a cuerpo? Te invitamos a que lo descubras en el vídeo, pero ya te avanzamos que ninguna de esas opciones es correcta. Nada de eso.

Los perros solo quieren divertirse

Ambos perros se conocen, se huelen y... ¡comienzan a jugar corriendo de un lado a otro de la casa! La única pena es que la valla de alambre no permita que puedan tener un contacto más cercano, pero a buen seguro se divierten: corren, se miran, se huelen y se abrazan.

No hay lugar para el enfrentamiento ni el miedo, ambos son almas nobles que solo quieren jugar y pasar un buen rato. Es su naturaleza bondadosa la que siempre prevalece y eso es algo que hay que hacer entender a muchas personas temerosas que desconfían de dos perros de gran tamaño en un frente a frente.