Ahora en Wamiz :

EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Gatito abandonado por su madre por culpa de un detalle adorable

Gatito negro mirando fijamente

© Ashley Kelley @bruceandfoxfosters

¿Qué tiene de raro este gato para que su madre lo abandone sin piedad?

Por Vanessa Parapar , 19 may. 2020

A comienzos del mes de abril, Ashley Kelley (una voluntaria de la asociación Wrenn Rescues en California) se encontró con un caso de rescate urgente: un gatito recién nacido necesitaba que alguien le diese el biberón con el objetivo de salvarle la vida. 

''Una señora había encontrado al gato en el exterior de su casa. Estaba solo, tenía frío y maullaba sin cesar. Sin pensárselo demasiado, la mujer puso al gato en un lugar cálido y resguardado vigilando en todo momento si la madre del gatito venía a por él. Pero ¡nadie fue a buscar al minino'', cuenta Ashley a Love Meow.

"Obviamente tenía hambre y algo me dijo que tenía que ir a buscarlo de inmediato", asegura la voluntaria.

El gatito presumía de un detalle muy especial

Tras rescatar y llevar al gatito a su casa, Ashley le preparó un biberón de leche para darle de comer e intentar salvarle la vida. Y fue exactamente en ese momento cuando la voluntaria se dio cuenta de que el gatito no era como los demás. El minino tenía la nariz hendida. Un detalle que cambiaría su vida para siempre. Un detalle que, muy probablemente, incitó a su madre a abandonarlo para siempre. Un detalle que no tendrá consecuencias graves en su vida siempre que reciba los cuidados veterinarios necesarios. 

''No podía darle el biberón debido a su problema. Este tipo de gatos deben ser alimentados por una sonda en sus primeros días de vida'', explica Ashley. 

Afortunadamente, la mujer disponía de los medios necesarios para darle de comer al minino a través de un tubo. Tras la primera toma, Ashley bautizó al recién nacido con el nombres de Aela y juntos se echaron una siesta reparadora sobre la cama. 

Si tu también acabas de adoptar a un gato y no sabes qué nombre ponerle, ¡consulta nuestra lista aquí!

La nueva mamá de Aela

Ashley alimentó a su gatito durante dos semanas con un tubo de alimentación, conviertiéndose de esa manera en la nueva mamá del minino. Según cuenta la mujer, "es un gatito normal. Reconoce mi olor y me aprieta las manos".

Fueron pasando las semanas y los ojos de Aela se abrieron, sus oídos se desarollaron y sus maullidos fueron más fuertes. "Me encanta su nariz que se arruga cuando maúlla. Nunca he conocido un recién nacido más feliz y angelical en mi vida", asegura orgullosa su mamá humana. 

Buenas noticias

Después de varios días de angustia por resolver el problema del gatito, el veterinario les dio una buena noticia a ambos: ''Aela ya no tiene que ser alimentada por una sonda'', confirmó el doctor. Y desde ese instante, Ashley contempla emocionada a Aela mientras come sola, gana peso y presume de un cuerpo atlético y cargado de energía.