Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

¿Dedicó Beethoven su célebre 'Para Elisa' a una mujer... o lo hizo en realidad a un perro?

historia gigons perro compositor beethoven dog-serious

Therese Malfatti y Beethoven... una historia de desamor con perro incluido

© Wamiz

Coincidiendo con el 250 aniversario del nacimiento del genial compositor alemán te contamos esta curiosa historia que puede hacer tambalear los cimientos de una de las obras más famosas de la historia de la música clásica...

Por Ismael G. Cabral , 14 jun. 2020

Nada que ver con la película 

Resulta curioso que si en Google asociamos al compositor Ludwig van Beethoven con la palabra perro el buscador se empeña en darnos decenas de resultados conectados con una familiar película rodada en 1992 y protagonizada por un travieso perro de raza San Bernardo que llevaba el mismo nombre que el genio de Bonn.

Sin embargo no venimos hoy a hablarte de ninguna estrella cinematográfica. En realidad tampoco es el mismísimo Beethoven, de quien se celebra en este 2020 su 250 aniversario el verdadero protagonista de estas líneas. 

Gigons, el perro que quiso a Beethoven 

Porque si hay una anécdota que casi siempre pasa desapercibida en la biografía del compositor de la Novena Sinfonía es su relación el perro Gigons. Para ser exactos Beethoven nunca tuvo un perro. Pero sí que hizo muchas migas con uno.

Nos referimos a Gigons, que así se llamaba el can, del que desgraciadamente no sabemos mucho más sobre él, sobre su raza o su aspecto. Sí que es conocido que fue compañero de Therese Malfatti, una estudiante de Beethoven de la que el compositor se enamoró perdidamente... y no fue correspondido.

Carantoñas perrunas frente al desamor 

Sí que respondió a sus carantoñas Gigons. De hecho Beethoven diría años más tarde que la amistad con el perro fue la única conexión que llegó a tener con Therese, a quien al parecer dedicaría su famosa bagatela Für Elise (Para Elisa), compuesta en 1810, año de su enamoramiento platónico de la estudiante. Suponemos que le cambió el nombre en la composición para no resultar tan descarado... ¡eran otros tiempos!

Te equivocas al pensar que Gigons solo te quiere a ti. También yo he tenido la suerte de recibir su cariño. Cenó a mi lado por la noche y luego me acompañó a casa”, escribió un despechado Beethoven a Therese cuando esta le dio calabazas. 

Y así fue como este enigmático can se cruzó en la biografía de uno de los más célebres compositores de todos los tiempos.