EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Soldado cambia de base militar y descubre que alguien que no era el enemigo lo había estado siguiendo

Te presentamos a Nubs, un cachorro que estaba destinado a llevar una vida tranquila. Pero, sin embargo, una inmensa aventura de muchos kilómetros se cruzó por su camino y decidió emprenderla sin miedo...

Por Ismael G. Cabral

Publicado el 15/6/20 11:20

El comandante Brian Dennis ha sido, durante muchos años, un miembro destacado de la marina estadounidense. Estando en el cuerpo conoció a Nubs, un cachorro que había sido entrenado por el éjercito iraquí. Sin embargo, el bueno de Nubs estaba en realidad mucho más interesado en jugar y dormir que en trabajar duro. 

Un cachorro juguetón

Cuando el militar conoció a Nubs se produjo uno de esos instantes de amor inmediato que tan a menudo se dan entre los perros y las personas. Movió la cola incesantemente, buscó sus caricias y demostró que quería irse con él.

Sin embargo su naturaleza juguetona parecía negar su imponente apariencia física. A Nubs le habían cortado las orejas, una intervención común en los perros utilizados para la guerra en Irak. 

¿Adoptado y recién llegado a casa? Aquí tienes unos consejos

Una amistad truncada por el trabajo 

Nubs había formado parte de una jauría de perros salvajes iraquíes que habían sido entrenados por el ejércido de aquel país para alertar a los militares si algún extraño se acercaba. Estos perros generalmente no viven muchos años porque están muy poco cuidados y atendidos. De hecho cuando Nubs apareció despistado en la base norteamericana lo hizo con una gran herida infectada en el costado

Cuando Dennis lo encontró trató de inmediato sus heridas. Esperaba la peor de las suertes pero, sorprendentemente, Nubs desafió las malas expectativas y se recuperó por completo.

Ambos hicieron muy buenas migas pero cuando el comandante fue destinado a una nueva base militar, a más de 70 millas de distancia (unos 115 kilómetros), no pudo llevárselo con él. Se despidió apenado de su amigo de cuatro patas y marchó...

El comienzo de un largo viaje 

Lo que nunca hubiera esperado Dennis al llegar a su nuevo destino es que Nubs tenía otros planes y no se iba a conformar tan fácilmente. El perro siguió al convoy por el desierto y, ¡de alguna forma incomprensible!, llegó hasta él

El militar entendió entonces que aquel perro que tanto había sufrido estaba destinado a ser su compañero de vida e inició de inmediato el largo proceso burocrático para poder traerse a Nubs desde Irak a Estados Unidos para vivir con él.

Y estamos muy felices de contarte que todo fue bien tal y como podrás comprobar en este vídeo: 

¿Has pensado en adoptar un perro policía? Estos son los pasos a seguir