Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

El reencuentro de un Jack Russell con su dueño tras 3 días en un pozo conmociona las redes

Las imágenes se han convertido en un reclamo para las personas que han extraviado a su mascota. Siempre hay motivos para seguir buscando.

Por José Manuel Cano , 25 jun. 2020

Su perro se perdió en el bosque

Las imágenes fueron grabadas en el mes de noviembre de 2019 y se han convertido en un reclamo para todas aquellas personas que pierden a sus perros y que nunca abandonan la esperanza de encontrarlos. La lucha puede ser infructuosa a veces, pero siempre habrá motivos para seguir buscando.

El protagonista de este vídeo se llama Alan Whitton, un hombre de 49 años que perdió a su perro durante 72 angustiosas horas. Todo sucedió mientras daban su habitual paseo juntos. Alan caminaba junto a Mitzi, su precioso Jack Russell, por la zona de Knighton Woods (Essex). De repente, otro perro comenzó a perseguir al suyo y Mitzi ya no regresó. 

Justo en ese momento comenzó una batalla incansable por recuperar a Mitzi. Era muy extraño que no hubiese regresado. Algo había debido ocurrir. Alan, terapeuta personal de profesión, pasó el resto del día recorriendo desesperadamente la zona, pero no hubo suerte. Su desaparición se produjo un miércoles y nadie supo nada del animal durante esa jornada ni tampoco al día siguiente, jueves, pero Alan no perdió la esperanza

Tres días después, alguien le da un motivo para creer

Ya el viernes, cuando muchos intentaban hacerle ver que debía comenzar a asumir la pérdida y dejar de buscar, Alan recibió la llamada de un paseador de perros residente en la zona en la que se perdió Mitzi. Este hombre le aseguró que uno de sus perros había comenzado a olfatear con insistencia en el interior de un agujero de zorro cerca de su casa.

alan abraza a su perro
Alan Whitton abraza a su perro después de tres días perdido en el bosque © YouTube

Sin pensarlo un momento, Alan se personó en la zona junto al paseador y confirmó que en el interior de aquel agujero había un animal asustado. Tras llamarlo y tenderle la mano casi metiéndose él mismo en el interior de la madriguera, Mitzi emergió de la oscuridad para reunirse con su dueño después de tres días de intensa búsqueda.

El perro probablemente se escondió allí y después se desorientó y no supo salir del interior de aquel agujero. Por eso no regresó junto a su dueño. La escena del reencuentro, con Alan llorando de felicidad e inmensamente aliviado, es una escena que reblandece el corazón.