Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

La barriga de su perra creció desmesuradamente: nadie esperaba lo que el veterinario descubriría

El trabajo de un veterinario está lleno de sorpresas… 

Por Jade del Arco , 24 jun. 2020

Gipsy es una hembra de Pastor australiano de 9 años; una raza que destaca por ser cariñosa, juguetona, inteligente y dinámica. Y que, según explican en la cuenta de Facebook de la Clínica Veterinaria Saint Jean de Sixt / Selarl Vetomontagne, “no estaba castrada ni esterilizada, y nunca había tenido cachorros”. 

Descubre aquí todas las cualidades del Pastor Australiano 

Cuando su vientre empezó a crecer, los dueños de esta perrita a la que, además, habían “pillado” con un novio, pensaron que estaba embarazada. ¡La familia crece! 

El estado de Gipsy les hace sospechar 

Con el paso de los días, a pesar de que su vientre seguía creciendo, la perrita había perdido el apetito y sus humanos se dieron cuenta de que había tenido pérdidas vaginales, por lo que decidieron llamar al veterinario preocupados por el estado de la mamá y sus cachorritos. 

Lo primero que hicieron, según cuentan desde la clínica, fue “descartar el aborto o la infección uterina”, pero descubrieron, con sorpresa, que no se trataba ni de una cosa ni de la otra; de hecho, confirmaron que Gipsy no estaba embarazada, pero sí que tenía “el vientre muy hinchado y había una presencia anormal de múltiples bolsas de líquido”. 

Decidieron hacerle más pruebas. El útero, completamente hinchado, ocupaba toda la cavidad abdominal, y una masa quística de 6 kilos cubría completamente el órgano del animal. 

La primera reacción fue la sorpresa, pues nadie del equipo veterinario había visto antes algo así. Finalmente, descubrieron que se trataba de una degeneración extraña de la mucosa uterina que puede producirse debido al calor, y cuya causa real aún no se ha descubierto a ciencia cierta. Afortunadamente, la perrita está actualmente en perfecto estado de salud. 

Esterilizar, ¿si o no?

 

Un métier plein de surprises Gipsy est une chienne Berger Australien de 9 ans. Elle n'est pas stérilisée, mais elle n'a...

Posted by Cabinet Vétérinaire de Saint Jean de Sixt / Selarl Vetomontagne on Friday, June 12, 2020

Desde la clínica recuerdan que, aunque la patología de Gipsy “es excepcional, las hembras no esterilizadas corren el riesgo, con la edad, de contraer graves infecciones uterinas que pueden poner en peligro la vida del animal”. 

“Si no tiene previsto que su perra críe, le aconsejamos que la esterilice; además, la esterilización o castración antes de los dos años de edad tiene un efecto preventivo sobre el desarrollo de tumores mamarios”, aconsejan desde la clínica veterinaria.