Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Criador acude al veterinario: lo que tiene entre sus brazos enfada al mundo

El veterinario no daba crédito a lo que estaba viendo. ¿Qué sostenía el criador entre sus brazos?

Por Vanessa Parapar , 12 jul. 2020

Queremos creer que todos los criadores, o la gran mayoría, son personas responsables que aman -por encima de todas las cosas- a los animales. Pero desgraciadamente; nuestras palabras no son del todo ciertas. 

La protectora francesa, L’espoir des petites pattes, ha denunciado a través de sus redes sociales una historia terrible que tiene como protagonista a un criador de perros. 

Perros maltratados

Todo comenzó cuando un criador de canes llegó a una clínica veterinaria con un perro entre sus brazos. El peludo presumía de un lamentable estado de salud que puso los pelos de punta al doctor.

Los ojos del inocente perrito (una hembra de raza Pug) se salían de sus órbitas, sus músculos estaban atrofiados, sus ubres eran enormes y sus garras estaban demasiado largas... 

El veterinario no daba crédito a la escena que estaba viendo

Sin embargo, ahí no acababa la cosa. Mientras el equipo médico se mostraba indignado por el estado del animal, su dueño, la misma persona que lo crío para venderlo después (recordemos que estas personas se dedican a eso), pidió la eutanasia de la perra de tan solo 3 años de edad sin pudor alguno. 

 Según cuenta la asociación en su página de Facebook, el hombre pidió la eutanasia de la perra y se fue sin mirar atrás.

Un nuevo destino para Espoir

perra raza pug maltratada
Así quedó la perrita tras ser operada de urgencia ©Facebook L’espoir des petites pattes

Espoir, así se llama la hermosa perrita, fue operada por el veterinario que la atendió. Además del trauma del maltrato con abandono incluido, a esta inocente pug le quedará una secuela de por vida: sus párpados no volverán a abrirse. 

Sin embargo, el veterinario quiso darle una segunda oportunidad y se negó a dormirla para siempre. Algo que hizo también con la hermana de la pug Espoir, llamada Zoé, abandonada en la clínica tan solo varios días después, por la misma persona y con las mismas instrucciones: que le practicasen la eutanasia. 

Gracias al enorme corazón del doctor y a las manos protectoras de los voluntarios de L’espoir des petites pattes, estas dos carlinas -criadas de mala manera en un habitáculo- están a la espera de encontrar una familia que les regale todo su amor.

Mientras alguien se decide a adoptarlas, Espoir y Zoé disfrutan de su familia de acogida. ¡Mucha suerte pequeñas!

 

Des nouvelles de Espoir et Zoé ūüėć

Posted by L’espoir des petites pattes on Thursday, July 9, 2020
Con lágrimas en los ojos, aprovechamos para subrayar que, visto lo visto, siempre es mejor ADOPTAR que comprar. ¡Toma nota!