Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Husky celoso de su hermano el gato: la escena que le hace a su dueño es hilarante (Vídeo)

husky celoso del gato dog-wow

Un Husky muy celoso del gato de la casa

© Rumble @huskyGOAT

Algunos animales saben cómo hacerse entender cuando quieren comunicarnos algo. Este es el caso del Husky protagonista de esta historia cuando se ve atrapado en un ataque de celos. La escena que le hace a su humano es... ¡ESPECTACULAR! 😂

Por Vanessa Parapar , 18 jul. 2020

Los mayoría de los perros de raza Husky, conoce aquí todas las características de estos canes tan curiosos y valientes, no aceptan que su papá humano les deje de prestar atención. Son algo celosos.

Ese es el caso del Husky que protagoniza esta historia. El hermoso perro se pone 'loco' de celos cuando ve que su amado dueño le hace más caso al gato que a él. 

El más celoso del lugar

Goat, así se llama el perrito, no puede soportar que su querido padre mire, acaricie o hable a su hermano felino. ¡Cómo lo oyes! 

El vídeo que te mostramos bajo estas líneas lo deja muy claro. La familia al completo está en el sofá tranquilamente, pero cuando papá humano acaricia al gato... ¡Goat entra en escena y hace ver que está muy molesto!

Loco de celos, Goat quiere llamar la atención cueste lo que cueste. Al principio se muestra un cachorro necesitado de mimos y atención. Sin embargo; cuando siente que esta táctica no funciona... ¡comienza a aullar como si quisiese gritar todo el sufrimiento que siente! Su dueño lo estaba traicionando de la peor de las maneras. 

¡Pero eso no es todo! Después de comprobar que su segundo plan tampoco hacía efecto, el perro decide levantarse y... ¡empujar al gato dejándolo caer al suelo! 

Fíjate en la expresión de satisfacción al final del vídeo, el Husky parece lanzar una gran sonrisa a la cámara. ¡Estaba orgulloso de lo que había hecho!

Los animales que crecen juntos establecen una relación de complicidad y un fuerte vínculo. Por esta razón, nos atrevemos a pensar que los celos del perro podrían deberse al hecho de que el can también necesitaba atención por parte de su amo en ese momento dado o, simplemente; el can ama tanto al gato que este no puede dejarse querer por nadie más que él. 

A pesar de esta historia, hay perros y gatos que se quieren (y lo demuestran)