Ahora en Wamiz :

Publicidad

Va a bañarse al lago y deja a su Jack Russell en el coche en plena ola de calor

maletero coche dog-sad

Mientras el perro estaba en el vehículo su dueño se divertía...

© Shutterstock

No todas las noticias de maltrato animal suceden en España. Hace unos días ocurrió un suceso terrible en Francia.
 

Por Ismael G. Cabral

Publicado el 14/8/20 8:12

Quienes en España amamos los animales estamos muy concienciados de las malas condiciones que muchos viven por haber nacido en un país que está en el podio de los que más abandonan y cuyas leyes son más laxas a la hora de condenar a los maltratadores. 

Tampoco ayuda que seamos cuna de la tauromaquia y que aún pervivan fiestas populares en las que los animales son el desdichado foco de atención. Sin embargo... no todo lo malo ocurre aquí.

Abandonado dentro del maletero

El pasado domingo, 9 de agosto, un perro fue encontrado muerto en el maletero de un automóvil en Annecy, una ciudad ubicada en la Alta Saboya (Francia).

El coche del hombre, que tenía unos 30 años, estaba aparcado en las inmediaciones de un famoso lago de la zona a media tarde, cuando los vecinos, alertados por los gemidos de un perro, llamaron a la policía

perro jack russell muerto interior maletero
Así encontraron, fallecido, al perro que su dueño dejó en el maletero de un coche ©Photo DR

El perro murió asfixiado

El hombre se había ido para reunirse con unos amigos y decidió dejar a su perro, de raza Jack Russell, en el maletero del coche...

Con el maletero cerrado el aire en el interior era muy escaso. A esto hay que sumar las altas temperaturas propias de esta época del año. A pesar de la intervención policial el perro murió asfixiado (...en esta otra ocasión el animal se salvó por los pelos).

Multa de 450 euros

Identificado el dueño del animal este fue multado con 450 euros por "daño involuntario (!) a la integridad física y la vida de un animal", una multa de tercera clase. No fue procesado por crueldad, delito que se castiga con dos años de prisión y multa de 30.000 euros. El magistrado de turno consideró que no tenía información suficiente para hacer recaer esa condena.