EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Una voluntaria encuentra un cuenco con pienso en la calle: ¡un detalle cruel la deja en shock!

Lo que al principio parecía una buena acción, resultó ser una auténtica crueldad… 

Por Jade del Arco

Publicado el 2/9/20 7:43

Un voluntario de la asociación de animales SOS Sacs à puce, de la ciudad de Carpentras (Francia), encontró en un callejón un plato con comida para gatos. ¿Alguien había dejado alimentos para los gatos sin hogar? La intención, aunque a priori parecía buena, escondía un interés oculto que dejó a los voluntarios con la boca abierta. 

¿Qué tenían esas croquetas para gato? 

 

Mise à jour le 27.08. Encore aujourd'hui, les croquettes baignaient dans le gas oil... PLAINTE A ÉTÉ DÉPOSÉE EN BONNE...

Posted by SOS Sacs à puces on Tuesday, August 25, 2020

Según explicó la asociación en su cuenta de Facebook, las croquetas que el voluntario encontró - hasta en tres ocasiones diferentes-, estaban mojadas. Cuando se acercó para identificar qué era ese líquido, comprendió, con asombro, que estaban empapadas en gasolina. 

Lejos de tratarse de un acto en favor de los animales, era un intento de acabar con ellos. ¿Cuál era el propósito de la persona que hizo tal atrocidad? ¿Y si alguien hubiera, por ejemplo, tirado una colilla al suelo cerca de esta trampa mortal para los mininos? 

Los voluntarios, cansados de encontrarse con el mismo panorama un día tras otro, han pedido ayuda a través de las redes sociales para desenmascarar a la persona que pone este cebo cada día. Esperan, además, que la policía pueda ayudarles pero, ¿a quién denunciar si no saben quién es el autor/a de los hechos?

Veneno para gatos 

Hay muchos tipos de sustancias que son tóxicas para los gatos, entre ellas, los productos dedicados a los vehículos, como el líquido de frenos, entre otros.

Si bien es cierto que debemos conocerlos para mantener a nuestros mininos alejados, hay momentos en los que no se puede controlar; como es el caso en el que el producto está puesto a modo de trampa para los felinos. 

Algunos de los síntomas que indican que un gato ha sido intoxicado -accidentalmente o no- son los vómitos o diarreas, temblores, falta de coordinación, nerviosismo, picores o enrojecimiento de la piel, falta de apetito o pérdida de peso, entre otros. 

Si un gato a tu cargo presenta alguno de estos síntomas y sospechas que puede deberse a una intoxicación, acude rápidamente al veterinario.