Ahora en Wamiz :

EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Málaga: Abren la puerta de un piso abandonado y se encuentran con algo aterrador

puerta abierta piso dog-sad

La realidad que se escondía en el interior de un piso de Málaga era escalofriante

© Shutterstock

Un infierno de oscuridad y desamparo se escondía tras las cuatro paredes de una solitaria vivienda que una mujer decidió dejar atrás.  

Por José Manuel Cano

Publicado el 24/9/20 8:04

Una vez más, nos asalta un caso de abandono animal especialmente indignante porque en esta ocasión causa verdadera aberración la dejadez suprema a la que puede llegar el ser humano. 

En esta ocasión conocemos a un perro llamado Fido, de siete años, que busca una nueva oportunidad en la vida tras dejar atrás un verdadero infierno que se escondía en el interior de un piso malagueño.

Una cárcel de por vida

Y es que este Bodeguero ha pasado la mayor parte de su existencia encerrado entre las cuatro paredes de un piso junto a su 'hermano' Purgui, un Pinscher algo más joven que por desgracia tuvo que soportar las mismas calamidades. 

La dueña de estos perros jamás los sacó a pasear. Su realidad se reducía al interior de una vivienda en la que ambos perros actuaban como protectores sin recibir jamás el premio de disfrutar del aire fresco.

"Fido siempre ejerció de 'hermano mayor', por lo que se trata de un perro fuerte y protector"

Abandonados en su propia casa

La tragedia se hizo aún más horrible cuando la dueña de estos perros abandonó el piso en el que vivía dejando a ambos animales solos a su suerte durante seis largos meses. 

Por suerte, una persona se encargó de llevarles agua y comida de vez en cuando durante ese oscuro medio año para que los animales pudieran sobrevivir a aquel penoso y oscuro calvario.

Finalmente, la dueña decidió llevarlos a un zoosanitario con intención de sacrificarlos para librarse de ellos, pero la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga tuvo conciencia de la situación y logró rescatarlos.

¡Enséñale a disfrutar de la vida de verdad!

Es precisamente esta protectora malagueña quien reporta el caso de ambos perros para buscarles una familia que les quiera de verdad. 

Pese al durísimo infierno atravesado, Fido es un perro de lo más cariñoso que ya ha recuperado la confianza en los seres humanos. Evidentemente, lo que más le gusta es pasear y la compañía de humanos en el hogar. 

Los voluntarios aseguran que es el perro perfecto para cualquier familia y que no tiene ningún problema con otros perros ni tampoco con gatos. En la protectora sigue ejerciendo además de 'hermano mayor' de Purgui.  

¿Estás interesado en la adopción de Fido? Aquí puedes ponerte en contacto con la protectora malagueña

 

Si quieres otras opciones de adopción, te recordamos que aquí en Wamiz tenemos una amplia variedad de posibles candidatos