Ahora en Wamiz :

EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Pastor alemán convertido en La Cenicienta: ¡mira cómo lo tratan sus hermanastras y su madrastra! (Vídeo)

Si pensabas que lo habías visto todo en el mundo animal... ¡estabas muy equivocado/a! Te traemos una historia digna de Disney pero, eso sí, con una trama un tanto distinta. 

Por Vanessa Parapar

Publicado el 3/10/20 9:39

Anya es una hermosa perrita, de raza pastor alemán, que nos ha llamado mucho la atención por la dedicación que muestra hacia su gran familia: dos gatos, un can diminuto y una mamá humana muy activa.

Tanto que ¡la peluda se ha convertido, ante nuestros ojos (y con todo el cariño y respeto del mundo) en nuestra Cenicienta particular! ¡Cómo lo oyes!

Anya, La Cenicienta perruna

Así hemos querido bautizar a Anya. Una hembra de pastor alemán que pasa los días haciendo las tareas del hogar mientras que su 'madrastra' y sus 'hermanastras' disfrutan de una vida de cuento de hadas.

Eso sí, nuestra princesa está la mar de contenta: así es su día a día 👇👇

1. La hora del desayuno

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

@vitaminshoppe please hire me to deliver pupplements ❤️

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

Anya comienza su día repartiendo la comida a todos los miembros del hogar y... ¡siempre lo hace con una sonrisa en la boca! (Aunque, en ocasiones no sea del todo fácil. Imagínate que un ratón se cuela en su bolsa).

2. Recoger la cocina como mamá manda

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Anyone need help unloading their dishwasher? 😀❤️

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

¡Ay, cuánto darían nuestras madres por tener una Anya en su vida! La perra, como puedes ver en el vídeo, es capaz de meter y sacar los vasos del lavavajillas. ¿Quién necesita una chica o chico de la limpieza en casa pudiendo tener un pastor alemán?

3. Fregar el suelo al estilo de Cenicienta

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

will work for chimkin 😊🍗 . . Music: Sunny

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

Fíjate como su 'hermanastra' (una preciosa gata llamada Gucci) supervisa que el suelo quede brillante. ¡Esperamos, de corazón, que no haga lo mismo que Lucifer y pise por encima de lo fregado!

4. Cenicienta, ¡más te vale jugar conmigo!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

She does this every morning. Best big sister ever ❤️

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

Con su mejor pose y cargada de paciencia, Anya cede ante los juegos de su otra 'hermanastra' que ha sido bautizada con el nombre de Munchie.

La perra ni se inmuta, ella solo quiere que la gatita con la que comparte su vida disfrute con los mejores juegos felinos. ¡Qué amor de perra!

5. Ayna, ¡necesito un baño!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Now accepting new clients!! 🐾😊

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

Cookie, su simpático 'hermanastro' (un bello cruce de Yorkshire), no duda un segundo en pedir que el agua del baño esté templada -caliente pero que no queme-, que el jabón utilizado sea de su agrado y que le rasque tal y como a él le gusta.

6. Algo lógico tras el paseo diario que la peluda le da a Cookie

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Who wants a ride next?! 😊❤️

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

Además de Cenicienta, esta perra podía ejercer el papel de Mary Poppins. ¿No crees?

7. Un poco de deporte

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

planking with Anya...she held my hand the whole time 😂❤️what does your dog do when you exercise?

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

Sí. Anya también cuenta con sesiones de deporte junto a su 'madrastra'. Mejor dicho al lado de su amada mamá humana que se deshace en mimos, halagos y palabras bonitas frente a su perrita. 

8. Un regalo para mamá

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

be the reason ❤️

A post shared by ANYA (@anyathegsd) on

No es de extrañar que nuestra amada Cenicienta canina le agradezca todo lo que mami hace por ella con su flor preferida. ¿Será esta la excusa perfecta para que llegado el momento no le pongan pegas para acudir al baile real? 

Esperamos que Anya encuentre a su príncipe azul 👠

Hemos querido utilizar los términos de la historia original para poner un poco de pimienta a la maravillosa vida de Anya. En ningún momento pretendemos faltarle el respeto ni a ella ni a ningún miembro de su familia