EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

A este Shiba Inu no le gustan los niños, pero la reacción del bebé derrite su corazón

Tras el nacimiento de Maya, Kenzo ignoró a su nueva hermana humana durante semanas. Pero un buen día dio el primer paso y todos se quedaron sin palabras.

Por José Manuel Cano

Publicado el 8/10/20 8:35

Los perros pueden reaccionar de formas muy distintas cuando llegan nuevos integrantes a la familia. Es por ello que los padres siempre deben poner especial atención en el primer encuentro entre ambos.

En este caso conocemos a Kenzo, un Shiba-Inu de apenas seis meses al que le costó un poco acostumbrarse a la presencia de una nueva 'hermana'. 

Al perro parecía no gustarle la nueva situación que se creó en casa e ignoró a la pequeña Maya desde el día que llegó con su madre del hospital. Hasta que un día todo cambió...

Un cachorro muy tímido

Cada vez que Maya estaba cerca, Kenzo acostumbraba a mantener la distancia con ella. Cierto es que a veces parecía fascinado con los movimientos de aquel pequeño ser humano, pero realmente no sabía cómo comportarse con ella.

Un día, el papá de Maya la puso en la alfombra y llamó a Kenzo para que se colocase junto a su 'hermanita pequeña'.

Al principio, el cachorro se mostró bastante escéptico y, como solía ser habitual, mantuvo una distancia prudencial con ella. 

Tras varios minutos, el padre insistió y, sin más preámbulos, Kenzo se tumbó junto al bebé.

shiba inu mirando al bebe
Cuando su 'padre' insistió, Kenzo se tumbó junto a su nueva 'hermanita' ©YouTube UrbanFox

Una reacción conmovedora

En un primer momento, Kenzo evitó el contacto visual con Maya, pero la niña comenzó a agitar sus manos con entusiasmo y, accidentalmente, tocó el hocico del cachorro

Kenzo se mostró completamente desconcertado, pero cuando miró a la pequeña, ya no pudo apartar sus ojos de ella.

Cierto es que, por un momento, el padre de Maya se preocupó por no saber cuál sería la primera reacción de Kenzo, pero lo que hizo el cachorro casi le provocó las lágrimas. 

Y es que el cachorro comenzó a lamer con todo el amor amor del mundo los diminutos dedos del bebé. Desde entonces ya no se ha apartado jamás de su lado y ambos disfrutarán ahora de una próspera y feliz amistad.

Advertencia ⛔ A pesar de las adorables imágenes que acabas de ver, recordamos que nunca se debe dejar a un perro y a un niño solos sin la supervisión de un adulto. Si quieres más información al respecto, en este consejo encontrarás todos los tips para una convivencia perfecta entre ambos. Atentamente, el equipo de Wamiz.