Publicidad

Día Mundial de la Salud Mental: 5 razones que demuestran que los gatos mejoran la salud mental

hombre acariciando un gato cat-serious

Los gatos aportan muchos beneficios a nuestra salud mental

© Shutterstock Magui RF

Celebramos el Día Mundial de la Salud Mental citando algunos estudios científicos que avalan la teoría de que los gatos aportan diversos beneficios a las personas que sufren problemas mentales. 😻😻

Por Vanessa Parapar

Publicado el 10/10/20 9:30, Actualizado el 10/10/21 7:43

Todos los 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental con el propósito de contribuir a la toma de conciencia acerca de los problemas de salud mental y a erradicar los mitos y estigmas en torno a este tema.

Desde marzo de 2020, la vida de millones de personas alrededor del mundo ha estado marcada por la pandemia de la Covid-19 que, según datos vertidos por la Organización Mundial de la Salud, ha afectado irremediablemente a nuestra mente y a nuestros hábitos cotidianos. 

Actualmente y con una tasa de vacunación que supera el 87%, según datos del Ministerio de Sanidad, la ansiedad y el estrés se centra en cómo afrontar la nueva normalidad marcada por el levantamiento de medidas y restricciones. Algo que afecta, sobre manera y a tenor de las informaciones publicadas por la OMS, afectará mucho más a las personas que sufren problemas mentales. 

Pero en medio de este caos; se instalan los gatos. Unos animales capaces de ayudar y mejorar la salud mental de los humanos a través de la gatoterapia! ðŸ˜»ðŸ˜»

La gatoterapia mejora la salud mental 

1. Los gatos ayudan a superar la depresión

©Shutterstock

Las personas que comparten su vida con un gato deben saber que estos simpáticos e independientes animales son clave para montar la moral de las personas que sufren depresión o están pasando por un periodo de luto ligado a la pérdida de un ser querido. 

Los felinos, según un estudio presentado por la Universitat de les Illes Balears, son la distracción perfecta para poner la mente en blanco, dejar a un lado los pensamientos negativos y mirar al futuro debido a la liberación de oxitocina (hormona del amor) en el cerebro. 

Acariciar y abrazar un gato son comportamientos que liberan la conocida sustancia química del abrazo. 

Según informaciones publicadas por la doctora en Psicología, Melanie Greenberg en su libro 'Mindfulness y neuroplasticidad para un cerebro a prueba de estrés', la oxitocina contribuye a la relajación, la confianza y reduce la ansiedad y el estrés. 

2. Los gatos ayudan a las relaciones sociales

©Shutterstock

Los felinos, siguiendo las conclusiones de varios investigadores americanos liderados por A. Baun de la Nursing Research, tienen la capacidad de ayudar a los niños con autismo. Para estos pequeños angelitos es más fácil crear un vínculo con los animales que con otros infantes o adultos. 

Una competencia gatuna que ampara también a las personas que sufren TDHA (Trastorno por Déficit de Atención) y Alzheimer.

3. Los gatos ayudan a gestionar el estrés

©Shutterstock

El ronroneo de un gato tiene la capacidad de relajar al ser humano. ¿La razón? El sonido tranquilizante felino tiene frecuencia de 25-50 Hertz. Diversas investigaciones británicas subrayan que las personas expuestas a frecuencias de sonido entre 20 y 50 Hertz estarán más relajadas que el resto. 

El ronroneo de un gato puede ayudar a la meditación, una práctica que alivia el estrés y la ansiedad. 

Pero esto no es todo. Existen otros estudios americanos, publicados por Psicología y Mente, que señalan que escuchar el ronroneo gatuno mejora desde la densidad ósea hasta el alivia del dolor muscular. 

4. Los gatos dan seguridad

©Shutterstock

La mayoría de los humanos cuentan con necesidad innata de ser tocados. Sin embargo, existen personas que debido a sus enfermedades mentales no disfrutan con esos gestos de cariño y muchas otras no gozan en este momento preciso de la historia del calor humano necesario debido a las recomendaciones y medidas sanitarias estipuladas para paliar la pandemia del coronavirus. 

Abrazar o acariciar a un gato puede satisfacer, en algunos casos, esa necesidad de contacto ayudando a esa persona concreta a sentirse segura. 

Un estudio del Journal of Vascular and Interventional Neurology relacionó en el año 2009 que la convivencia de un humano con un gato es muy positiva para la salud mental en momentos de estrés, depresión y/o soledad. 

5. Los gatos nos dan felicidad

©Shutterstock

Siguiendo el estudio presentado en el párrafo anterior así como todas las referencias que se encuentran en esta noticia, compartir la vida con un gato solo aporta cosas positivas en los humanos.  

Desde tener a alguien esperándote en tu casa hasta los beneficios de poner la mente en blanco escuchando y acariciando a tu minino pasando por el sentido de la responsabilidad y la apuesta en firme por sacarte una sonrisa cuando más lo necesites. 

Dicho esto, ¿quién podría resistirse a compartir sus buenos y sus malos momentos junto a un gato?

Si después de leer este artículo están pensando en compartir tu vida con un gato, en nuestra sección de adopción hay muchos esperando un hogar