Ahora en Wamiz :

EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Iba a dejar ropa en un contenedor, pero escuchó algo dentro que le puso el vello de punta

bomberos inspeccionan el contenedor de ropa cat-happy

Los bomberos reciben una alarmante llamada de auxilio y acuden al rescate

© Twitter @AMCELL

Unos gritos de pena pusieron en alerta a Alan McElligott, experto en comportamiento animal, que inmediatamente pidió ayuda a las autoridades. Cuando descubrieron quién lloraba se echaron las manos a la cabeza. 

Por José Manuel Cano

Publicado el 13/10/20 13:56

Hoy te traemos una historia que te podrá resultar sobrecogedora al principio pero que por suerte tiene final feliz... e incluso cómico

El 'suceso' que esta vez reportamos tuvo lugar en Londres el pasado 4 de octubre. Aquella bonita mañana, el profesor Alan McElligott, decidido a ayudar al prójimo, llevó una bolsa de ropa a uno de los contenedores de reciclaje cercanos a su casa

Cuando fue a depositar la ropa usada, escuchó algo dentro del contenedor que le hizo temblar...

contenedor de ropa
Alan McElligott escuchó maullidos en el interior de este contenedor de ropa © Twitter @AMCELL

Unos maullidos escalofriantes

No tuvo dudas. En el interior de aquel contenedor había un gato llorando. Evidentemente, debía actuar rápido. Quizás otra persona habría continuado con sus quehaceres diarios, Alan no. Inmediatamente llamó a la Policía Local y les explicó la desagradable situación. 

Una hora y media más tarde, se personaron en el lugar los bomberos, ya informados de la alarmante tesitura. Obviamente, iban equipados con las herramientas necesarias para rescatar al animal.

bomberos llegan a la zona
Los bomberos llegan a la zona ya informados de la desagradable situación ©Twitter @AMCELL

¡Aquí hay 'gato encerrado'!

Tras unos minutos de incertidumbre, lograron abrir el contenedor y descubrieron que, efectivamente, allí dentro había un gato atrapado... ¡pero era de peluche!

Para sorpresa generalizada, el minino era un juguete 'Fur-Real' con las pilas muy cargadas pues sus maullidos resultaron bastante convincentes ya que 'engañaron' incluso a este hombre, Alan McElligott, profesor experto en comportamiento animal de la Universidad de Roehampton

Pese a la embarazosa situación, Alan no dudó en compartir su historia en Twitter, recopilando más de 4.000 'likes' y todo tipo de amables comentarios por su noble gesto pese a estar en un error.

"Tu corazón estaba en el lugar correcto", le recordaba un usuario.
gato de peluche
El gato atrapado resultó ser un juguete con las pilas muy cargadas © Twitter @AMCELL

Ante la duda, ¡haz como Alan e intenta salvar una vida!