EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Una conductora se para para hacer sus necesidades y hace una crueldad en el área de descanso

Una pequeña pausa para hacer pis se torna en drama para una mujer que esperaba su turno en el baño. Ella jamás habría esperado un desenlace tan malvado.

Por José Manuel Cano

Publicado el 26/10/20 14:17

La asociación de bienestar animal Tierschutzverein Oberhausen, situada en la ciudad alemana de Leopoldstr, muy cerca de Düseldorf, denunció el pasado 8 de octubre un episodio particularmente atroz en su cuenta oficial de Facebook que ha enfurecido a los amantes de los animales.

Historias de esta naturaleza nos hacen replantearnos la confianza en el ser humano, especialmente cuando nos damos cuenta de que hay personas a las que la crueldad es una palabra que incluso se queda corta.

Una pausa en un área de descanso

El suceso lo vivió en primera persona una ciudadana alemana que se detuvo en un área de servicio de la zona para ir al baño. Lo que parecía una parada rutinaria de lo más normal se convirtió en un drama tanto para ella como para la perra que conoció en la puerta de aquel servicio.

Esperando su turno para entrar, todo parecía ir normal junto a aquella autopista cuando, de repente, una mujer se acercó y le pidió un pequeño favor: vigilar un momento a su perra mientras ella pasaba al baño. La mujer accedió sin problema alguno.

El problema fue que la dueña de aquella perrita no volvió a aparecer. Pasados unos minutos sin que nadie regresase, la mujer comenzó a alarmarse y rápidamente constató que la persona que le había dado a la perra se había esfumado del lugar. 

Una perra abandonada

Efectivamente, sus sospechas eran ciertas. Aquella mujer simplemente había abandonado a su perra sin mirar atrás. 

Esta mujer decidió ponerse en contacto con la asociación que reporta el caso para intentar ayudar a aquella pobre perrita que inmediatamente fue consciente de que nadie volvería a buscarla.

La perrita fue trasladada al refugio y allí fue atendida por las voluntarias, que pronto se dieron cuenta de que tenía entre 3 y 4 años y que, para su horror, acababa de ser madre, al menos por segunda vez...

Ahora ella está luchando por recuperarse de su abandono. Según cuentan, está bastante nerviosa porque es consciente de que ha perdido a su familia humana y también a sus cachorros recién nacidos. Se muestra insegura, pero muy agradecida por los cuidados.

Como podéis imaginar, es un sufrimiento indigno el que esta desconocida mujer le ha procurado.

La triste mamá, con signos claros de depresión, está esperando ahora a una nueva familia que pueda darle la vida y el amor que necesita.