EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

El avión aterriza: cuando abren la puerta, 130 perros y gatos corren hacia su familia

En los aeropuertos se viven los momentos más felices, pero también los más tristes de muchas vidas. ¿Cuál será la suerte de estos animalitos? 

Por Jade del Arco

Publicado el 1/11/20 10:57

130 perros y gatos hicieron un largo viaje, un vuelo de Puerto Rico a Nueva Jersey: habían sido rescatados por la asociación The Sato Project, que se se dedica a recoger perros abandonados y maltratados en Puerto Rico. 

Aunque su principal esfuerzo es trabajar para “lograr un cambio a largo plazo en la isla a través de programas de alcance comunitario y de castración, vacunación y microchip", explican en su página de Facebook, también buscan familias para los animales que rescatan. Y, si hay que ir a Estados Unidos, se va. 

Un viaje cargado de emociones 

 

Going through a life-changing #FreedomFlight is a big experience for a sato. Not every dog comes off the airplane...

Posted by The Sato Project on Thursday, October 15, 2020

Este bonito viaje tuvo lugar gracias a asociaciones locales que también trabajaron para que todo saliese bien (Wings of Rescue y Greater Good Charities) y que sacaron a muchos de estos animales de las calles o de refugios abarrotados en Puerto Rico antes de subir al avión. Además, consiguieron familias adoptivas en Nueva Jersey para la mayoría de los peludos. 

Igualmente, subieron al avión algunos perritos del programa “Ningún perro se queda atrás” ("No Dog Left Behind"), que reúne a las mascotas separadas de sus dueños tras un desastre natural, algo que, desgraciadamente no siempre es posible y, por eso, vuelan también a EE.UU. para encontrar un nuevo hogar. 

Este gran “rescate” de 130 animales, además de ser una gran noticia para todos esos peludos, ha liberado muchas plazas en los refugios de la isla para que puedan ser atendidos otros perritos y mininos.  

Los voluntarios, esos grandes héroes 

The Sato Project, que ha contado esta bonita historia en sus redes sociales, quiso resaltar la labor de los voluntarios que hicieron todo posible por cambiar la vida de cientos de animales. 
 
“No todos los perros bajan del avión inmediatamente listos para las caricias y arrumacos. A veces necesitan un poco de ayuda. Se han hecho caca después de su largo viaje y necesitan aseo…”, y es que los viajes no siempre son fáciles para los animales. 

“Sin importar su estado, nuestros voluntarios le dan a cada uno el amor y el cuidado que necesitan en cada paso del camino”, aseguran los voluntarios.

¡Qué gran labor! 😻