EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Málaga: Las obras de un edificio desentrañan una realidad que deja a los trabajadores sobrecogidos

edificio en obras dog-sad

Las obras de un edificio escondían una cruda realidad

© Shutterstock

Una protectora malagueña recibe la llamada de auxilio de unos trabajadores en una zona de obras de la ciudad: han econtrado algo que nadie podría haber imaginado.

Por José Manuel Cano

Publicado el 31/10/20 12:26

No es la primera vez que advertimos que la extrema y cruda realidad que sufren muchos animales no se reduce al famoso anuncio de televisión de 'no lo abandones'. 

Hay casos que se produen a diario y muchos de ellos los tenemos mucho más cerca de lo que mucha gente podría pensar. Hoy nos reportan un caso que evidencia esta realidad. 

Un edificio en obras

Una gran ciudad, Málaga, y un edificio de obra nueva en una zona en la que se están construyendo viviendas. Cualquier persona dibuja en su mente esta realidad porque este paisaje se asoma en su rutina visual prácticamente a diario. 

Pues justo en una zona como la que describimos, unos obreros se toparon con dos 'inquilinos' inesperados. Se trataba de Viento y Brisa, tal y como fueron bautizados, y eran dos perros hermanos que malvivían entre escombros y ladrillos tras ser abandonados en el lugar por algún individuo sin escrúpulos. 

Llamada de socorro a la protectora

Los trabajadores, sobrecogidos por la situación, avisaron a la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga, que no tardaron en acudir al lugar a rescatar a ambos animales. 

Con Brisa, la hembra, todo fue más fácil felizmente. Tras su rescate, no tardó en encontrar una familia de adopción. Pero con su hermano Viento hubo muchos más problemas. 

Y es que este joven perro no se fiaba en absoluto de las personas. Tras varios intentos fallidos, fue necesaria una jaula trampa para atraparlo y poder sacarlo de aquellas obras. 

Un cachorro sensacional

Evidentemente, llegó muy asustado al refugio, pero tras varios días de aclimatación se destacó como un cachorro gigante de lo más cariñoso a la par que tímido ante los nuevos estímulos.

Sus cuidadores le definen como un perro juguetón muy manipulable, un auténtico amante de las caricias y la alegría, poco ladrador y muy amigo de sus amigos, aunque le queda dar un último paso con los humanos para vencer esa desconfianza. 

Si estás interesad@ en la adopción de Viento, aquí puedes ponerte en contacto con la protectora malagueña
En Wamiz te ofrecemos igualmente otras opciones de perros a adoptar que también están esperando una oportunidad 

Recuerda: la adopción salva vidas