Publicidad

Abre un contenedor de basura y se topa con una imagen dantesca que jamás olvidará

contenedores de basura dog-sad

Escuchan ruidos extraños en un contenedor de basura y descubren algo horrible

© Shutterstock

Crueldad en estado puro. Un vecino de Málaga escucha unos gemidos lastimosos en el interior de un cubo y se ve obligado a llamar a la policía inmediatamente.

Por José Manuel Cano

Publicado el 1/12/20 13:15, Actualizado el 8/2/21 14:56

Nos llega una historia sobrecogedora que no deja a nadie indiferente. Una vez más, la crueldad que puede alcanzar el ser humano nos deja sin palabras, al menos ninguna que podamos reproducir sin dolor ni hartazgo. 

Nos trasladamos a Málaga, donde una protectora local nos reporta un caso absolutamente atroz. Todo lo que leerás a continuación te estremecerá el alma, no tenemos dudas.

Un ruido en un contenedor de basura

Esta historia comienza en una calle de un barrio residencial de Málaga. El pasado mes de agosto, un vecino que caminaba por la zona escuchó unos extraños gemidos que procedían del interior de un contenedor de escombros. 

Al asomarse, este hombre se encontró con un saco de obra cerrado con cuerdas que alguien había arrojado allí. Como pudo, logró alcanzar el saco para extraerlo del contenedor y saber qué había en su interior.  

Fue la Policía Local de Málaga la que procedió a abrir el saco para comprobar, para horror generalizado, que dentro había un perro en unas condiciones realmente aterradoras.

La persona que se deshizo del pobre animal lo hizo a conciencia, cerrando con cuerdas el saco para no darle una sola posibilidad de supervivencia.

Nadie supo decir cuánto tiempo llevaba allí agonizando de dolor sin que nadie le socorriese.

La maldad de quien le abandonó resulta tan abrumadora como escalofriante. No podemos comprender cómo esa persona es capaz de conciliar el sueño cada noche, simplemente jamás podremos aceptar el hecho de que esa persona, sea quien sea, se haya podido perdonar a sí misma. 

Ulises logró sobrevivir

Pese a su lamentable estado, Uli, tal y como cariñosamente lo bautizaron en la Sociedad Protectora de Animales de Málaga, consiguió sobrevivir a las primeras horas. 

Los veterinarios se encontraron con un Mastín en un estado completamente terminal. Estaba más muerto que vivo, casi sin sangre en las venas e infectado de pulgas y garrapatas. 

Por suerte, el milagro se produjo y logró salir adelante tras varios días ingresado en un hospital veterinario en el que recibió varias transfusiones sanguíneas y un tratamiento de lo más conservador.

Busca su primera oportunidad 

Cuatro meses después, Uli está listo para empezar de nuevo. Atrás han quedado duras semanas de lenta recuperación, tanto física como mental.

Este cachorro ha necesitado revisiones periódicas, un pienso especial, antibióticos, una gran variedad de vitaminas, medicación para la leishmaniosis y un sinfín de tratamientos para recuperarse, pero lo ha logrado y su evolución es más que visible. 

Uli ya es el perro que siempre debió ser. Está animado y solo requiere de una medicación diaria para la leishmania. Los voluntarios del refugio le definen como un perro muy agradecido y querido por todos. 

No esconden que su pasado le ha hecho un perro muy especial en cuanto a su sociabilidad con sus semejantes, pero es evidente que ha experimentado grandes progresos en su confianza a las personas gracias a un adiestrador.

Ahora solo necesita un hogar de verdad para seguir mejorando. ¡Buena suerte Uli! 

Si estás interesad@ en la adopción de Ulises, aquí puedes ponerte en contacto con Sociedad Protectora de Animales de Málaga
Como ya sabrás, en Wamiz también te ofrecemos otras opciones de adopción de perros que necesitan tu ayuda 

Recuerda: la adopción salva vidas