Instagram

Publicidad

Este afortunado gato atigrado cambia las calles por un hogar amoroso

gato atigrado mirando cristal cat-serious

Hay algunas relaciones que conllevan muchas horas para que funcionen...

© Shutterstock

En ocasiones no es sencillo que un animal acostumbrado a la libertad se amolde a la vida junto a los humanos. Pero intentarlo siempre merece la pena...
 

Por Ismael G. Cabral

Publicado el 29/12/20 12:25

Bude es una ciudad situada al norte de Inglaterra. Allí, Steph Jones-Giles, decidió ayudar a un encantador gatito atigrado para que, por primera vez, conociera lo que es dormir en un cama a resguardo del frío y con la barriga llena.

"El trabajo para lograrlo fue intenso. Él es un gato feral muy luchador, muy acostumbrado a sobrevivir en la calle, pero ya es mayor y merecía un retiro a salvo de las penalidades del exterior", opina su rescatadora.

Una captura nada sencilla

La mujer tuvo que usar una jaula trampa con comida y, tras mucha paciencia, el gato entró en ella. Después fue castrado y llevado al hogar de Steph; donde le bautizaron como Boomer. Todavía quedaba lo más difícil, lograr su confianza.

Al principio las caricias había que hacérselas con guantes para que no arañara... poco a poco empezó a ronronear. Pero duró poco: "Cuando me quise dar cuenta Boomer se hizo el rey de la casa". Y eso acarreó problemas.

gato atigrado salvaje
Este es Boomer soportando a duras penas la molesta caricia de un humano ©Bude-Today.co.uk

Aprender a vivir con humanos

El gato mordía a los humanos y mandaba sobre todos, perros incluidos. Así que lo llevaron a un refugio; un piso decididamente no era el mejor sitio para Boomer.

Finalmente allí le encontraron otro destino, la casa de Rob Parsons. "Pasa la mayor parte del tiempo debajo de la estantería, junto a la televisión, con una mirada que sugiere una leve irritación. Creo que me odia así que pronto comencé a sentirme como un ratón encerrado en una jaula junto a una pitón", cuenta Rob en tono de broma.

Poco a poco la relación entre Rob y Boomer avanza. Y el minino ya parece que perdona la vida a su cuidador ðŸ¤£ðŸ±.