TEST DE PERSONALIDAD PARA PERROS 🐶

Publicidad

Octavio, un galgo con una increíble historia que contarte

perro raza galgo dog-wow

Este es Octavio y conocer su vida te encogerá el corazón

© Fundación Benjamín Mehnert

Hay relatos de superación que son sorprendentes. Nuestro protagonista fue rescatado al borde de la muerte y, varios meses después y todavía más kilómetros de por medio, su presente es bien distinto...

Por Ismael G. Cabral

Publicado el 2/1/21 12:36, Actualizado el 8/2/21 14:55

Todo comenzó el pasado mes de agosto cuando los voluntarios y trabajadores de la Fundación Benjamín Mehnert de Sevilla recibieron una petición de auxilio.

Varios operarios de una fábrica ubicada en la localidad de Alcalá del Río alertaban de la presencia de un galgo que vivía en las inmediaciones y que presentaba un estado de salud deplorable.

Rescate de urgencia

Cuando los voluntarios fueron a por el animal se quedaron pasmados, en el peor sentido posible, ante lo que contemplaron.

El perro, de raza galgo, presentaba gravísimas heridas por abrasión química en gran parte de su piel. Además sangraba profusamente.

Aquí vemos a Octavio minado por la sarna al poco de llegar al refugio ©Fundación Benjamín Mehnert

Ya en la Fundación el veterinario ofreció un veredicto nefasto. Octavio, que así fue bautizado, tenía una anemia casi incompatible con la vida. Había perdido la parte distal de su extremidad posterior y, por si todo esto fuera poco, tenía infección de Erlichia, anaplasma y sarna demodécica.

El peor pronóstico posible

Por supuesto si Octavio estaba dispuesto a luchar, también lo estaba el equipo veterinario y del centro.

Y, a pesar que todo hacía pensar en lo peor, poco a poco su estado general fue mejorando (como demuestra este vídeo que compartieron en las redes sociales).

Su piel se fue liberando de la sarna gracias a los antibióticos y el tratamiento de las abrasiones hizo efecto. Octavio sabía que estaba por primera vez en su vida en buenas manos.

Cinco meses después, ¡otro milagro!

Si un milagro fue que saliera adelante en apenas cinco meses, un segundo resultó el que, en tan corto espacio de tiempo, Octavio haya sido adoptado.

"Nuestro equipo médico pasó muchísimas horas cuidando sus heridas y dándole amor y cariño. Al principio agachaba la cabeza y prefería estar en soledad. Poco a poco fue jugando con los compañeros y comenzó a pedir chucherías", cuentan. Empezó a ser feliz.

Un sofá en... Finlandia

Hoy, tras un largo viaje, Octavio tiene un hogar calentito, ¡con chimenea incluída! en la lejana Finlandia. Y desde allí su familia ha mandado estas fotos que nosotros también queremos que veas.

¿Lo único malo? Sinceramente, nada. Solo que quienes conocieron a Octavio aquí y le cuidaron aseguran que no olvidarán nunca el modo en que este ángel tocó sus corazones. ❤️

La adopción salva vidas