Publicidad

Sevilla: Se topa con la máxima crueldad del ser humano detrás de un contenedor de basura

contenedores de basura dog-sad

Un refugio sevillano denuncia un caso de extrema crueldad junto a sus puertas

© Shutterstock

Un refugio hispalense denuncia un caso de abandono y maltrato realmente estremecedor no apto para personas sensibles.

Por José Manuel Cano

Publicado el 14/1/21 10:03

La Navidad ya quedó atrás y no será precisamente recordada por haber sido la más bonita de la historia. La pandemia dejó unas fiestas deslucidas y más tristes que de costumbre, aunque si hay un lugar en el que nunca olvidarán estas fechas es en la protectora sevillana El Buen Amigo. 

Los responsables de este refugio denunciaron un caso realmente estremecedor que encoge el corazón a juzgar por las imágenes. 

Atada a un contenedor de basura

Esta protectora hispalense ha dado a conocer la historia de Brave, una pequeña Podenca de apenas un añito que fue abandonada junto a unos contenedores de basura situados en los aledaños de sus instalaciones. 

Por desgracia, esto no sería casi noticia si no fuera por las pésimas condiciones físicas en las que la dejó atrás la persona desalmada que la abandonó. 

Tal y como se aprecia en uno de los vídeos, Brave estaba atada al contenedor -se desconoce el tiempo que permaneció allí- con una de sus patas traseras completamente fracturadas. 

Las imágenes no son aptas para personas sensibles pues se aprecia el hueso femoral completamente fuera de su piel.

Pocas palabras podemos encontrar que no se identifiquen con la crueldad. El contraste es que, a pesar de su dolor, comenzó a mover la cola feliz al ver que una persona se interesaba en ella.  

Probablemente, esta preciosa perra fue utilizada en cacerías y desechada de esta manera tan vil y rastrera cuando sufrió algún tipo de accidente. Como ya no 'servía' al cazador de turno, pues abandonada y un problema menos... 

Brave ha salido adelante

Aunque han sido días muy complicados, Brave fue operada de urgencia y hubo que amputarle la pata fracturada. La buena noticia es que los perros saben reponerse al dolor y la pérdida y no sufren secuelas psicológicas por esta limitación física. 

Es más, esta pequeña valiente ya se pone de pie ella sola con sus tres patas e incluso ha comenzado a dar pequeños pasos. Su fuerza de voluntad es admirable pues sigue moviendo la colita contenta incluso tumbada en la cama cuando alguien se acerca. 

Ahora está en casa de una de sus cuidadoras, pero se busca a una familia de verdad que sepa devolverle todo el amor que desprende. 

"El temporal ya pasó. El dolor irá menguando. Y la felicidad de nuestra pequeña y fuerte Brave tiene que estar a la vuelta de la esquina"
Si estás interesad@ en la adopción de Brave, aquí puedes ponerte en contacto con la protectora sevillana 

Recuerda: la adopción salva vidas 

 
hinclude.html.twig